Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cirugía de radiofrecuencia para el tratamiento de la rinitis resulta exitosa en más del 80% de los pacientes

La cirugía de radiofrecuencia es uno de los tratamientos quirúrgicos utilizados para tratar la rinitis y se puede llevar a cabo mediante sedación o anestesia general, con muy pocas horas de ingreso y resulta exitosa en más del 80 por ciento de los pacientes, ha explicado el otorrinolaringólogo Carlos Ramírez Calvo, del Hospital Vithas Nuestra Señora de América.
El doctor también ha afirmado que "básicamente lo que hacemos es una radiofrecuencia, que es una coagulación muy controlada del cornete, con la que conseguimos que ese cornete se fibrose y disminuya de tamaño. La principal ventaja es que se evita el taponamiento nasal, lo más molesto de esta cirugía, y que mediante esta técnica el paciente sale del hospital ese mismo día respirando por la nariz y con el único cuidado necesario posterior de lavado nasal con suero fisiológico o hipertónico.
En determinados pacientes, con el paso de los años podría producirse un nuevo aumento de tamaño del cornete, pero que se solucionaría mediante esta misma técnica. Y es que "existe una gran cantidad de condiciones que hacen que el sistema normal de regulación de los cornetes nasales falle, y cuando falla, se produce una hipertrofia o aumento de los cornetes que hacen que respiremos mal", ha expresado Ramírez Calvo.
PATOLOGÍA FRECUENTE
Las causas que producen esta patología tan frecuente son variadas, rinitis virales, alérgicas, medicamentosas, vasomotoras son algunas de las más comunes y en las que influyen de forma notable factores ambientales como la contaminación o la sequedad del clima.
Los síntomas más habituales son una mala respiración nasal, exceso de producción de moco nasal, sensación de que uno de los lados de la nariz no ventila y pérdida de olfato. Ante la presencia de dichos síntomas es fundamental la valoración de un profesional en Otorrinolaringología para poder determinar el abordaje de esta patología.
Los tratamientos se dividen en dos grandes grupos, médicos o quirúrgicos. "Si el tratamiento médico falla, la mejor opción es la cirugía, y dentro de ésta, la radiofrecuencia es la más ventajosa", ha concluido el doctor Ramírez.