Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los jesuitas reciben a su nuevo provincial Antonio España con "serenidad" y "agradecimiento" al saliente

Los jesuitas de España han recibido al nuevo provincial de la Compañía de Jesús en el país, Antonio España, que permanecerá en el cargo durante los próximos seis años en una ceremonia caracterizada por la "serenidad" y el "agradecimiento" hacia el provincial saliente, Francisco José Ruiz que ha estado 13 años en el puesto.
El lugar elegido para este cambio fue el colegio Nuestra Señora del Recuerdo, en Madrid, que Antonio España ha dirigido durante los últimos cuatro años. Le acompañaron familiares así como numerosos jesuitas y laicos llegados de muchos puntos de la provincia.
España presidió la ceremonia junto a su predecesor; el asistente de Europa Meridional, Joaquín Barrero Díaz; el delegado para la Tercera Edad, Cipriano Díaz Marcos y el provincial de Portugal, José Frazão. Además, fue concelebrada por muchos jesuitas, todos ellos revestidos de rojo, por la celebración de la memoria de San León Ignacio Mangín, María Zhu Wu y sus compañeros mártires de China.
Al comienzo del acto el socio de la provincia, José María Bernal SJ, leyó la patente donde se anunciaba el nombramiento por parte del Padre General de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa.
En la homilía, el nuevo provincial agradeció a Dios la nueva tarea encargada a pesar de no sentirse preparado para ella y explicó su sentido del liderazgo, al que ha sido llamado, parafraseando a Ghandi, quien creía que los líderes de hoy son personas que "unen e inspiran". También enumeró las características que debe poseer un provincial, asegurando que no debe faltar "la bondad y amor a la Compañía de Jesús".
Si bien, previó que se encontrarán con dificultades en esta tarea, como la secularización visible e invisible y subrayó que deberán buscar "el bien más universal, la prudencia y el discernimiento". Terminó pidiendo "hacer posible la cercanía de Dios al mundo en la vocación personal, en el trabajo, en la familia y en la misión de la Iglesia y de la Compañía".
Antes de concluir la eucaristía, el provincial saliente, Francisco José Ruiz, dirigió a los asistentes una acción de gracias donde celebró la integración de provincias en España y aseguró que está siendo una comunión. "Nos conocemos más, nos reconocemos más y nos descubrirnos en la amistad en el común Señor de nuestras vidas", afirmó.
Por último, el asistente leyó una carta de agradecimiento del Padre General Arturo Sosa hacia Ruiz, expresando su "reconocimiento a tantos años de trabajo desinteresado por la Compañía, de entrega sin concesiones a la tarea de integrar varias provincias, con historia y personalidad tan diversa, y de consolidar como un solo proyecto apostólico".
"Tu siempre fiel información, tu disposición a pedir consejo y a escuchar las sugerencias invitadas desde este gobierno, tu amabilidad y carácter templado, tu habilidad para crear un ambiente distendido con los colaboradores, tu esfuerzo por llevar adelante decisiones, frecuentemente nada fáciles", destacó.