Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“No damos propina a la gente negra”, el mensaje racista para una camarera

“No damos propina a la gente negra”, el lamentable mensaje racista para una camareratelecinco.es

Kelly Carter, una camarera de Estados Unidos ha vivido en sus propias carnes el lamentable comportamiento de unos clientes con su actitud racista. Al terminar el servicio, una pareja blanca le dejó escrito en un ticket: "Buen servicio. No damos propina a la gente negra". El mensaje ha indignado a las redes sociales, que le han mostrado todo su apoyo.

Una camarera de Virgina, en Estados Unidos, se ha llevado una desagradable sorpresa al recoger la mesa de unos clientes a los que había servido. Se trataba de una pareja blanca que había ido a comer al restaurante donde trabaja. Tras pedir la cuenta, se encontró en el ticket un mensaje dirigido para ella: "Buen servicio. No damos propina a la gente negra".
"Fue un shock total, es todo lo que puedo decir", señaló la protagonista, Kelly Carter, a NBC Washington. "Mire el ticket tres veces porque estaba sorprendida. Nunca había visto una cosa igual".
Carter lleva trabajando en el restaurante Anita's New Mexico, en el condado de Virgina, durante varios años y no había tenido nunca ningún problema. Tom Tellez, propietario del local, asegura que la señora Carter es una de sus mejores empleadas. "Me horroricé con esto, a pesar de que va en la línea del panorama político que tenemos, lamentablemente. Es desalentador, estoy indignado", señaló.
La camarera ha recibido todo el apoyo de la comunidad Loudoun County NAACP , la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color. La organización ha difundido a través de las redes sociales el ticket de la camarera, para denunciar que hechos así ocurran en pleno 2017.
Aun así, la señora Carter está dispuesta a recibir nuevamente a los clientes racistas, ya que no guarda ningún rencor: "Puedo mantener mi cabeza bien alta. Unas palabras de odio no me pueden detener. Hay que perdonar, olvidar y seguir adelante", señala.