Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión para los dos detenidos por la muerte del empresario balear

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Palma ha dictado prisión provisional sin fianza para Andrés C.T., de 19 años, y para su amigo Francisco A.R., de 20 años, por la muerte del empresario de la localidad mallorquina de Alaró Andrés C.B., de 56 años, que apareció muerto el pasado 30 de junio en el interior de un vehículo de su propiedad en una finca en la localidad de Bunyola, con fuertes golpes en el cráneo.

En un comunicado, el Tribunal Superior de Justicia de Baleares ha informado de que imputa un presunto delito de asesinato tanto al hijo del empresario como a su amigo, quienes fueron detenidos por la Guardia Civil el pasado miércoles. Así, el juez ha levantado el secreto del sumario.
   Durante su interrogatorio ante la Guardia Civil ambos confesaron ser los autores de la muerte del empresario. En este sentido, el hijo de la víctima confesó que lo había hecho por varias desavenencias con su padre, quien según su versión, le había estado humillado en los últimos meses.
   Cabe recordar que los arrestos se produjeron, después de que este miércoles, la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil realizara una nueva inspección ocular en el domicilio de la víctima en la localidad de Alaró, lo que junto otras efectuadas anteriormente, además de las investigaciones llevadas a cabo a lo largo de estos días, ha podido determinar quiénes fueron los autores de los hechos.
   Por ello, en la noche de este miércoles, se procedió a la detención en dependencias de la Guardia Civil de Palma de uno de los hijos de la víctima y de un amigo, justo después de que se celebrara en Alaró el funeral por el empresario, que tenía negocios inmobiliarios, así como de máquinas recreativas.
   Andrés C.B. fue hallado muerto con signos de violencia en el interior de un Land Rover abandonado en el Camino Co Cons, cerca del cementerio de la localidad mallorquina de Bunyola.
   Durante las últimas semanas, la Guardia Civil ha interrogado a decenas de personas, de lo que concluyó que el conocido empresario tenía muchos enemigos, debido a sus múltiples negocios, lo que dificultó la investigación para esclarecer los hechos.
   El Grupo de Homicidios de la Benemérita abrió una investigación, después de que el 30 de junio, dos propietarios de una finca hallaran poco antes de las 09.00 horas un Land Rover escondido entre la maleza con el cuerpo del empresario en su interior, que presentaba varios golpes y estaba ensangrentado.