Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La primera semana de 2017 seguirá con sol, nieblas y heladas y los Reyes Magos llegarán con frío y con lluvia en Levante

El tiempo anticiclónico no abandonará España durante la primera semana de 2017, aunque la primera mitad podrán producirse precipitaciones en el oeste y los Reyes Magos llegarán con lluvias en el este peninsular y con frío en la mitad norte y sistemas del este, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).
Así, la portavoz de la AEMET, Ana Casals, ha explicado a Europa Press que el anticiclón seguirá en la Península aunque una borrasca que está situada al oeste del país dejará este martes cielos nubosos o muy nubosos en Galicia, Extremadura, oeste de las dos mesetas y extremo occidental de Andalucía, donde se podrán producir precipitaciones débiles. Estas serán más probables e intensas cuanto más al oeste, es decir, en Extremadura y Galicia.
Sin embargo, en el resto de la vertiente atlántica se producirán intervalos nubosos y en el resto de la Península y Baleares estará poco nuboso. En canarias nuboso en las islas occidentales y puede haber alguna lluvia débil en La Palma, mientras en las orientales los cielos estarán poco nubosos.
En cuanto a la cota de nieve, ha señalado que este martes se situará entre 1.400 y 1.900 metros en el noroeste de la Península, al tiempo que las nieblas afectarán a la meseta sur y serán persistentes en Huesca y en el interior de Cataluña.
Las temperaturas subirán en la mitad oriental y seguirán sin cambios en el resto de la Península mientras que también permanecerán las heladas nocturnas en el interior de la mitad norte y la mitad este peninsular, tanto este martes como el resto de la semana.
Ya el miércoles, la portavoz ha indicado que se mantendrá la misma situación en Galicia, Extremadura y la meseta norte, aunque las precipitaciones serán débiles y más bien ocasionales. En el centro peninsular se prevén intervalos nubosos y poco nuboso en el resto del país.
Las nieblas afectarán el miércoles a Extremadura, oeste de la meseta sur y serán localmente persistentes en la meseta norte, en Huesca y en el interior de Cataluña en estos tres últimos sitios serán localmente persistentes. También seguirán las heladas en el interior de la mitad norte peninsular, se intensificarán en Pirineos y subirán en el sur de la Península. Ese día se esperan también intervalos de viento fuerte del noroeste en el Ampurdán.
YA VIENEN LOS REYES
De cara al jueves, 5 de enero, la portavoz prevé que el día que llegan los Reyes Magos los cielos tendrán nubes bajas asociadas a las nieblas en gran parte de las dos mesetas y en Extremadura, pero tenderán a abrirse claros y en el resto de España los cielos estarán poco nubosos o despejados, salvo en las zonas de niebla.
Durante la tarde espera que comenzará a entrar nubosidad con intervalos de nubes bajas en el litoral del Mediterráneo y seguirán las nieblas en ambas mesetas y en Extremadura y serán localmente persistentes en los valles. El viento seguirá soplando fuerte del nordeste en Gerona y en Baleares.
Sobre las temperaturas con que Sus Majestades de Oriente repartirán los regalos o el carbón, la portavoz ha indicado que bajarán y serán frías en las zonas afectadas por las nieblas y que las heladas débiles afectarán a la mitad norte y a las zonas altas del este peninsular. El frío más intenso durante esa madrugada cubrirá Pirineos y Castilla y León.
Durante la madrugada del 6 de enero, la mayor parte de la mitad norte y algunas zonas de Castilla-La Mancha tendrán las heladas de entre -2 y -4 e incluso el mercurio bajará hasta -8 grados centígrados en zonas de Pirineos. Mientras, el oeste de Galicia, litoral cantábrico y del Mediterráneo y la mayor parte de Extremadura, Castilla-La Mancha, norte y este de Andalucía, los Reyes harán su tradicional reparto con temperaturas de entre 2 y 4 grados y solo tendrán entre 6 y 10 grados centígrados esa noche en el extremo suroeste de Andalucía.
Una vez hecho el reparto, los españoles disfrutarán del Día de Reyes el viernes y también el sábado con cielos poco nubosos o despejados en la mayor parte del país, salvo en por las nieblas matinales en el valle del Duero y los valles de Extremadura y las nieblas persistentes en la meseta sur y la cuenca del Ebro.
Casals ha informado también de que ese día estará pasado por agua en las islas más occidentales de Canarias, donde las precipitaciones podrán llegar a ser localmente fuertes, y también en las islas de mayor relieve. Del mismo modo, prevé que en el área Mediterránea los cielos estarán nubosos y no descarta que se pueda producir alguna lluvia débil en Levante, el Estrecho, Baleares y el litoral occidental de Málaga.
Finalmente, espera que el día de Reyes bajen las temperaturas en el tercio este peninsular, en Baleares y en Canarias y que las heladas débiles se extiendan por las mitades norte y este, sobre todo en la meseta norte, sistema Ibérico y en Pirineos.
En la mitad norte peninsular el termómetro se situará entre 4 y 8 grados centígrados en Pirineos, Aragón, Cataluña y centro de la meseta norte, noreste de Castilla-La Mancha y la cadena prelitoral de Levante. Mientras, las temperaturas rondarán los 10 a 12 grados centígrados en la mayor parte del cuadrante suroeste peninsular, Galicia, Asturias, sur de la Comunidad Valencia y Murcia. En el sur de Huelva, Sevilla y oeste de Cádiz, el mercurio será algo más generoso y subirán hasta los 18 grados centígrados.
El viento seguirá soplando fuerte de Levante, en el Estrecho y con intervalos fuertes en el litoral de Alborán.