Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amenazaba a las mujeres con arrestarlas si no le daban su número de teléfono

Un policía amenazaba a las mujeres con arrestarlas si no le daban su número de teléfonoTwitter NJ State Police

Eric Richardson, policía de Nueva Jersey de 31 años, se enfrenta a la posibilidad de ser condenado a hasta cinco años de cárcel si es declarado culpable por dos incidentes en los cuales habría dado el alto a varias mujeres con el pretexto de “iniciar una relación personal” y “conseguir su número de teléfono”. Incidentes que manipulaba en los registros oficiales para encubrir su conducta, como ha dado conocer una investigación interna.

El agente Eric Richardson, de 31 años, abusó de su autoridad policial para intimidar y acosar a varias mujeres. Así lo ha reflejado la investigación que la policía de Nueva Jersey ha llevado a cabo después de tener constancia de diversas denuncias.
Según el informe de la División de Justicia Criminal, quien ha imputado al agente por su conducta, entre agosto de 2016 y enero de este año, Richardson paró a dos mujeres en la carretera, las “acosó” y las presionó para “iniciar una relación personal”.
Como recoge el medio local NJ, en uno de los dos incidentes registrados, el policía intentó “ganarse la simpatía” de las mujeres al no confiscarles su vehículo, el cual estaba sin registrar.
En el otro, descubrieron además que había amenazado a otra mujer, sobre la que pesaba una orden de detención, con arrestarla a menos que le diese el número de teléfono.
De igual modo, llegó a comunicarse con ellas a través de mensajes en las redes sociales.
Además, ocultar su conducta a la propia institución policial suponía que cubría los hechos manipulando y mintiendo en los documentos oficiales.
Según consta en varios de estos informes, los cuales había tenido que rellenar como parte de la rutina de trabajo, el pasado 23 de diciembre dijo haber dado el alto a un hombre cuando en realidad se trataba de una de las mujeres en las que se había fijado.
Del mismo modo, el 3 de enero, dijo haber parado a un motorista para ayudarle, cuando se trataba de la otra mujer, “para preguntarle si tenía el mismo número de teléfono”.
Más allá, presuntamente, habría desactivado la cámara de su coche patrulla durante estos sucesos.
Por todo ello, ha sido suspendido en su trabajo, donde ganaba un salario anual de 60.749$, unos 53.867 euros, y se le imputan cargos por manipulación de registros públicos y falsificación. De ser declarado culpable, la sentencia podría llegar a los cinco años de prisión.