Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El joven de la polémica patada a la mujer de Barcelona ya actuó en Benidorm

Agresorcuatro.com

Mario García Montealegre, el chico que propinó la polémica patada a una mujer en la Avenida Diagonal de Barcelona ya realizó este mismo acto en Benidorm. Según un vídeo de 'El Mundo', el joven agredió en el verano de 2013 a otra joven en el paseo marítimo de la ciudad alicantina.

"¡Una entrada en el tobillo!", son las palabras que se pueden escuchar de fondo en el nuevo vídeo que ha publicado 'El Mundo'. Se trata de una escena ocurrida en el paseo marítimo de Benidorm, en el verano de 2013. Un joven graba con el móvil el momento en que otro chico sale corriendo hacia una mujer que estaba paseando tranquilamente y le propina una patada.
Este vídeo, de 10 segundos de duración, recuerda a la patada que recibió la mujer en Barcelona la pasada semana. No sólo por la violencia y las risas que pueden observarse, si no porque el protagonista es el mismo: Mario García Montealegre, de 24 años y natural de Talavera de la Reina.
En ambos vídeos sale Mario corriendo con la mirada puesta en sus víctimas. La única diferencia es que en Barcelona ataca por detrás, mientras que en Benidorm lo hace de frente.
En la patada de Benidorm, Daniel Mayoral, un amigo de Mario, subió una fotografía del momento de la agresión a Twitter junto a un comentario jocoso, tal como publica 'El Mundo' en el vídeo.
Tweet
En ese momento, el tuit solo recibió 2 RT. Todo lo contrario que el vídeo de Barcelona. En esa ocasió fue Álvaro Gragera, otro amigo del agreso de 25 años, quien captó con su móvil la secuencia. Eran las seis de la mañana y los dos chicos volvían de fiesta. Se dirigían a casa cuando en la avenida Diagonal encontraron a dos chicas. Álvaro sacó el móvil, Mario contó hasta tres y empezó su lamentable espectáculo.
Después los amigos pasaron el vídeo por un grupo de Whatsapp y de allí saltó a Facebook y Twitter. Mario se dio cuenta de la repercusión que estaba teniendo su agresión e quiso borrar cualquier rastro suyo que hubiese por internet. Pero fue inútil: el vídeo había llegado hasta las autoridades.