Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llega la píldora coralina que protege la piel de los rayos ultravioleta

Las cremas solares podrían tener los días contados. FotoGtres

Quieren que la 'pastilla de protección solar' esté en el mercado en cinco años

Tumbarse al sol en la playa y no tener que ponerse crema podría ser una realidad. Unos investigadores del King's College de Londres han descubierto un aminoácido en un alga que protege a los corales australianos de los rayos ultravioleta. La 'píldora de protección solar' podría estar en el mercado dentro de cinco años.
Si te gusta tumbarte al sol en la playa, pero odias el ritual de embadurnarte de cremas cada pocas horas, la solución a tus problemas puede llegar en poco tiempo. Un equipo de científicos británicos han descubierto cómo los corales se protegen de los dañinos rayos ultravioleta y esperan poder utilizar esta información para fabricar una 'píldora de protección solar'.
Un sola pastilla podría significar semanas de protección para la piel y los ojos. Sin posibilidad de desarrollar cáncer, acabando con el engorro de las cremas y las gafas solares y manteniendo a raya los signos de la edad, aumentados por los rayos del Sol.
Eso sí, habría que seguir tumbándose en la toalla o recurriendo a los autobronceadores porque la píldora no broncearía la piel.
Hace tiempo que se sabía que las colonias de estos organismos marinos se protegían de los rayos ultravioleta de alguna manera. Investigadores del King's College de Londres comenzaron las investigaciones con muestras de coral recogidas en la Gran Barrera coralina australiana. Recolectando corales en inmersiones nocturnas y exponiéndolos a la luz solar después, advirtieron cómo funciona el mecanismo que emplean los organismos.
"Nos dimos cuenta de que es un alga la que crea un componente que es modificado posteriormente por el coral y transformado en un aminoácido protector que beneficia a ambos, a él mismo y al alga", asegura el doctor Paul Long. Además, han observado que los peces que se alimentan de corales también se benefician de esta protección solar; pasa de especie a especie en la cadena alimenticia.
Los científicos están cerca de conseguir reproducir el mecanismo en laboratorio. Hay que hacer muchos tests toxicológicos primero, pero calculan que en cinco años la píldora podrá estar desarrollada. Los investigadores hablan incluso de la posibilidad de crear trigo o patatas con este aminoácido, que podrían cultivarse en países cálidos.