Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Respirar para adelgazar

PulmonesGtres

¿Dónde va a parar la grasa que perdemos? Es una de las preguntas que la mayoría de los entrenadores y expertos en nutrición no son capaces de responder. Tal y como demuestra un estudio realizado por la Escuela de Biotecnología y Ciencias Biomoleculares de la Universidad de Australia, gran parte de la grasa que liberamos, lo hacemos a la hora de exhalar.

"Existe una sorprendente ignorancia y confusión sobre los procesos metabólicos implicados en la pérdida de peso", asegura Andrew Brown, director de la institución que ha realizado el estudio.
La mayor parte de la masa perdida es expirada en forma de dióxido de carbono, es decir, que se pierde en el "aire". Cuando la grasa que ingerimos se descompone, ocurren dos cosas: una es que los enlaces químicos se rompen liberando calor y energía a los músculos, lo segundo es que los átomos se mantienen y parte de éstos salen del cuerpo a través de los pulmones en forma de dióxido de carbono, que es el principal desecho cuando se metaboliza la grasa, tal como informa la BBC.
Sin embargo, eso se debe siempre complementar con el ejercicio, ya que la hiperventilación por sí sola, no es suficiente. Para mantener el peso se necesita equilibrar lo que se come, junto con lo que se quema y exhala.