Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 72% de las personas con discapacidad viajan un mínimo de 2 veces al año, prefieren España y gastan más que el resto

Turismo de sol y playa (56%) y turismo artístico o cultural (46%), destinos favoritos para personas con discapacidad según Fundación ONCE
El 72% de las personas con discapacidad viaja un mínimo de dos veces al año, prefiere España y gasta más que el resto de ciudadanos sin necesidades especiales, según se desprende de las conclusiones 'Observatorio de Accesibilidad del Turismo en España' cuyos primeros datos han sido adelantados este 22 de septiembre en Madrid por el director de Accesibilidad Universal e Innovación de Fundación ONCE, Jesús Hernández.
En un encuentro organizado con motivo del Día Mundial del Turismo, que se celebra el próximo 27 de octubre con el lema 'Turismo Accesible', Hernández ha desgranado los datos de un informe que revela la oportunidad de negocio que constituye la accesibilidad en el turismo, ofrece un perfil del viajero con discapacidad y subraya los aspectos de mejora necesarios para atraer a un mayor número de turistas, entre otras cuestiones.
En concreto, el estudio constata que las personas con necesidades especiales sí viajan con cierta asiduidad. Así, el 72% viajan como mínimo dos veces al año frente a un 6% que no ha viajado en los dos últimos años por motivos económicos o falta de compañía o asistente. El destino elegido se encuentra para el 60% en España y un 36% por cierto también elige un viaje internacional. De este modo, el trabajo confirma que las personas sin discapacidad viajan casi con la misma frecuencia que las que no la tienen, ocho viajes de media en los últimos dos años frente a siete viajes de media en el mismo periodo.
El documento también revela que, de media, este colectivo gasta más que los turistas sin necesidades especiales, "casi un 30 por ciento más", según Hernández, que sitúa en 813,65 euros el gasto medio por persona en su último viaje en los últimos dos años, frente a 637,60 euros que desembolsan los viajeros sin necesidades especiales.
En cuanto a los criterios para elegir un destino, los encuestados hacen alusión al trato recibido, la información disponible sobre la accesibilidad del destino y la movilidad dentro de las instalaciones y establecimientos. Sobre la época preferida para viajar, el 84% se decanta por el verano y un 31% por el invierno.
RESERVAS POR INTERNET
Respecto al perfil de los turistas con necesidades especiales, el Observatorio recoge que un 75% de ellos tiene discapacidad (36% física, 18% visual, 12% auditiva); un 19% presenta necesidades especiales o circunstancias temporales y un 8% tiene 80 años o más. El 60% de los viajeros son mujeres, con una edad media de 45 años y con una formación de grado universitario. Más del 60% trabaja por cuenta ajena.
Preguntados por el último viaje que han realizado en los últimos dos años, el trabajo confirma que viajan acompañados de pareja, familiares o amigos (96%) y sus destinos preferidos son el turismo de sol y playa (56%) y el turismo artístico o cultural (46%). Vacaciones (86%), visita a familiares y amigos (33%) y trabajo o negocios (19%) son los motivos esgrimidos para embarcarse en un viaje.
Otro de los datos destacados es el modo en el que reservaron su viaje, ya que mayoritariamente, cerca del 70%, lo hicieron por Internet. "Eso da una muestra de la urgente necesidad de que todas las páginas y webs de reservas sean accesibles", ha insistido Hernández.
El Observatorio también analiza cómo de accesibles son los destinos turísticos y destaca el transporte (fundamentalmente el coche propio o el tren), y el alojamiento, como dos de los aspectos más valorados. Por el contrario, echan en falta mayor accesibilidad en tiendas y comercios. El grado de satisfacción en todos los casos es notable, con una nota media de 7,6.
OPORTUNIDAD DE NEGOCIO
El encuentro también ha contado con la participación de la jefa del Programa de Ética y Responsabilidad Social de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Marina Diotallevi, que ha abogado por la necesidad de seguir convenciendo a gobiernos y empresas de que apostar por el turismo accesible es una oportunidad de negocio.
"Tiene que estar en el centro de todas las políticas y en el centro de la estrategia empresarial. Es un derecho básico, pero es que además es un gran mercado y puede ser una oportunidad de negocio. Es un potencial por descubrir, un negocio que incrementa la competitividad", ha enfatizado.
Finalmente, tanto la OMT como la Fundación ONCE han coincidido en destacar los avances experimentados en los últimos años, haciendo alusión a la mayor voluntad política, sin olvidar que "queda camino por avanzar sobre todo en materia de formación en el ámbito universitario".
"La accesibilidad no es sólo la rampa en la entrada de un edificio, hay que ir más allá y seguir trabajando para fomentar y facilitar la accesibilidad a 1.000 millones de turistas que tienen dificultades para viajar", ha asegurado Hernández.