Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un total de 800 personas han muerto en España en cinco años por dormirse al volante, según Fundación Línea Directa

Un 55% de los conductores reconoce que no para ante la sensación de sueño
La somnolencia ha provocado 800 muertes en accidentes de tráfico en cinco años y hasta 26.600 siniestros, lo que supone un 4,6 por ciento del total analizado, 442.000 casos, en el informe de la Fundación Línea Directa 'Influencia de la somnolencia en los accidentes de tráfico en España (2011-2015)'.
El director de la entidad, Francisco Valencia, que ha presentado el estudio este lunes 10 de julio, ha destacado que el sueño al volante, además, "multiplica por dos el riesgo de morir" en accidente al provocar el 3,9 por ciento de las muertes en carretera, frente al 1,9 por ciento de fallecimientos sin este factor.
Valencia ha asegurado que el "factor sueño" en los siniestros está "muy poco investigado" y ha señalado que la somnolencia "no se incluye en los atestados de accidentes de tráfico".
Según el estudio, este tipo de accidentes "se producen más" durante el mes de julio, "porque hay más desplazamientos por vacaciones, hace más calor y los viajes son más largos", tal y como ha subrayado Valencia, además de producirse durante la madrugada, en carreteras interurbanas y con conductores hombres y jóvenes.
Las causas de la somnolencia, señala el informe, están provocadas por la "falta de sueño", "la ingesta de medicamentos contraproducentes", la "alteración directa del ciclo del sueño-vigilia", y por los "cambios en el horarios del sueño, como los trabajadores con turnos rotativos".
Entre las comunidades autónomas donde más ocurren este tipo de accidentes, el informe destaca Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón, Extremadura y Baleares, aunque permanecen en la media nacional se encuentran Galicia, Asturias, Cantabria y Navarra. El resto de comunidades autónomas están por debajo de la media.
El estudio también incluye una encuesta a 1.700 conductores que revela que el 55% de los automovilistas, alrededor de 14,4 millones de personas, "se fuerza al máximo" en sus viajes para seguir conduciendo al sentir somnolencia "y no paran para descansar".
EL 77% LO CONSIDERA TAN PELIGROSO COMO EL ALCOHOL
Sin embargo, de la encuesta se desprende que el 77 por ciento de los conductores, unos 20 millones de personas, creen que la somnolencia puede ser "igual o más peligrosa que el alcohol".
Asimismo, la encuesta revela que un total de 17 millones de automovilistas ha sufrido "alguna vez" sueño al volante; alrededor de 2 millones lo han padecido "bastante veces"; y más de 8 millones han tenido "cabezadas" mientras conducían.
Según el estudio, los hombres de 45 a 54 años son los que más paran para descansar, aunque un total de 1,6 millones de conductores "no hacen nada para evitar el sueño". Además, un total de 13 millones "no sigue las recomendaciones" de la Dirección General de Tráfico (DGT), mientras que las mujeres mayores de 55 años "son las que menos caso hacen".
La encuesta también señala que el mayor porcentaje de conductores que dicen haber padecido "cabezadas y somnolencia" se encuentra en Andalucía; Valencia es la región donde más personas han reconocido haber tenido "accidentes por sueño"; mientras tanto, Galicia tiene el mayor porcentaje de conductores que dicen haber estado "a punto de sufrir un accidente" por dormirse; Cataluña, donde "no siguen las recomendaciones de las autoridades"; y Baleares, donde "no leen" los prospectos de los medicamentos para saber cómo influyen en la conducción.
Por todo ello, el director de la Fundación Línea Directa ha señalado que para hacer frente a esta situación "hay que concienciar a los conductores" y recomienda que, en caso de sueño, hay que parar para dormir unos 15 minutos, además de descansar cada 2 horas, ventilar el vehículo y no poner música relajada, evitar las comidas copiosas y turnarse en la conducción, además de evitar la conducción durante la madrugada o después de comer.