Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Su perro le salva de morir congelado tras permanecer herido 20 horas en la nieve

Su perro le salva de morir congelado tras permanecer herido más de 20 horas en la nievetelecinco.es

Kelsey se ha convertido en toda una heroína. Este hermoso Golden Retriever ha salvado a su dueño de morir congelado. Bob, resbaló al salir a por leña y se partió el cuello, con lo que no podía moverse. Sin dudarlo, su perro le empezó a lamer para mantenerlo caliente durante las más de 20 horas que estuvo sobre la nieve.

Una vez más, se confirma que el perro es el mejor amigo del hombre. Y si no, que se lo cuenten a este Golden Retriever, que permaneció en la nieve, al lado de su dueño, herido, durante más de 20 horas.
Bob, que así ha sido identificado el hombre, quedó atrapado en la nieve al resbalar y romperse el cuello en la víspera de Año Nuevo. Ante la imposibilidad de cualquier movimiento, el hombre se resignó a que alguien fuera a ayudarlo. Sin embargo, no estaba solo. Kelsey, su perra, le acompañó durante las más de 20 horas que permaneció en helado y frío suelo, cubierto de nieve.
Según señala el informe del hospital que lo atendió, Bob se encontraba fuera de casa almacenando leña cuando se produjo el accidente. Mientras yacía en el suelo paralizado, su perra le lamió la cara y las manos, y se tumbó sobre él para mantenerlo caliente. "Ella seguía ladrando pidiendo ayuda, pero nunca se fue de mi lado. Me mantuvo cálido", señaló el hombre.
No fue hasta el día siguiente, en Año Nuevo, cuando uno de los vecinos se acercó a la vivienda y lo encontró inconsciente en el suelo. Rápidamente, los equipos de emergencia lo llevaron a un hospital al norte de Michigan donde le diagnosticaron hipotermia y varias hernias de disco en el cuello y en la espalda, sin embargo, no había sufrido ninguna congelación. "Estoy seguro de que fue debido a Kelsey, que me mantuvo caliente", señaló Bob a través del comunicado.
Jaim Colen, neurocirujano, realizó con éxito la operación de descompresión espinal de Bob, que ahora necesitará varias semanas para recuperarse. "Si el animal hubiera sido más pequeño, probablemente habría muerto por las gélidas temperaturas. Es muy afortunado de tener un perro tan grande y peludo", señaló el doctor.