Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los obispos españoles se suman a la peregrinación de Francisco a Fátima, "lugar destacado" de la intercesión de María

El Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española se ha unido este martes a la peregrinación del Papa Francisco a Fátima con motivo del centenario de la aparición de la Virgen a tres pequeños pastores de Cova de Iría (Portugal), porque se trata de un "lugar destacado" de la intercesión de María y que es fruto de sentir común del pueblo español en la advocación de Fátima.
En un mensaje, aprobado el 20 de abril en la última reunión del Comité Ejecutivo de la CCEE, ha sido difundido este martes por los obispos españoles con motivo de la peregrinación del Pontífice los próximos 12 y 13 de mayo al santuario mariano.
Así, la CEE pide a los fieles que vivan con "verdadero espíritu cristiano y afán evangelizador" el "acontecimiento eclesial" del centenario de las apariciones de Fátima y desea que se renueve en todos la "verdadera" devoción a la Virgen María que, para los obispos, no consiste "ni en un sentimentalismo estéril y transitorio ni en una vana credulidad, sino que procede de la fe auténtica, que induce a reconocer la excelencia de la Madre de Dios, e impulsa a un amor filial hacia María y a imitar sus virtudes.
"Los obispos españoles queremos unirnos a esta peregrinación del Sucesor de Pedro interpretando así el sentir común de nuestro pueblo que tiene en la advocación y acontecimiento mariano de Fátima una de las devociones más arraigadas y populares. Junto con el Papa Francisco deseamos hacer realidad lo que reza el lema elegido: 'Con María, peregrino en la esperanza y en la paz', señalan.
Además, el mensaje recuerda a Juan Pablo II, quien señalaba que no solo individuos o grupos locales, sino "a veces naciones enteras y continentes buscan el encuentro con la Madre del Señor" y consideran que, precisamente Fátima es "uno de esos lugares destacados", especialmente en la historia contemporánea de la Iglesia, en los que se hace realidad la súplica y alabanza a la Madre de Dios preanunciada por ella misma.
Así, se unen con alegría a la celebración del centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima a Lucía, Francisco y Jacinta, tres pastores "agraciados con la aparición de Nuestra Señora".
Para los obispos españoles, la "novedad" de estas apariciones y núcleo de su mensaje consiste en la devoción al Corazón Inmaculado de María como un camino hacia el encuentro con Dios, y concreta en ese título su intercesión materna. "Por medio de los sencillos María transmite un mensaje destinado a la Iglesia y a la humanidad", añade.
En su mensaje, la CEE destaca también que el Santuario de Fátima se ha convertido en este siglo en un lugar "privilegiado" de peregrinaciones y entre ellos, señala a tres Papas. Según recuerda, Pablo VI, el 13 de mayo de 1967, pronunció unas "proféticas" palabras sobre uno de los males que iba a padecer la Iglesia por "ideologías diseñadas para quitar de la fe todo lo que el pensamiento moderno no entiende o no acepta".
Los obispos españoles, cincuenta años más tarde, quieren hacer "especialmente" suyas las palabras de Pablo VI, quien suplicó en Cova de Iría "por la paz de la Iglesia y del mundo", ya que esta intención "sigue estando plenamente vigente en la actualidad".
En la misma línea, apunta a la relación "muy intensa" de san Juan Pablo II con la Vírgen de Fátima a la que agradeció que le salvara la vida del atentado que cometió contra él Ali Agca. Juan Pablo II visitó el santuario en tres ocasiones, la última en el Año Jubilar del 2000.
Los obispos añaden que el Papa Benedicto XVI acudió a rezar por la "humanidad afligida por tantas miserias y sufrimiento" y será ahora el Papa Francisco quien acuda a celebrar el centenario y a canonizar a los pastores Francisco y Jacinta Marto.