Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El decálogo de consejos que nos ayudará a perder peso en este nuevo año

El decálogo de consejos que nos ayudará a perder peso en este nuevo añoREUTERS

Como sucede siempre al inicio de un nuevo año, con la entrada de 2015 llega también la lista de propósitos a cumplir para mejorar aquello que deseamos cambiar, mejorar o corregir. Entre ellos, nunca falla un clásico prioritario entre todos los objetivos: perder peso. Para conseguirlo, no hay nada mejor que tomar buena cuenta de los consejos que nos prometen lograr resultados si le ponemos voluntad y constancia.

Con la entrada del nuevo año, enero se presume como el mes en el que llegan los propósitos para mejorar todo aquello que queremos cambiar o corregir. Entre los clásicos que cada año se reúnen en esta lista de objetivos a cumplir, uno de los que nunca falta es el de conseguir bajar de peso y lograr llevar una vida más saludable.
Por eso, para que encaucemos este 2015 con la lección bien aprendida para conseguir este propósito, merece la pena recordar algunos de los consejos más relevantes a la hora de conseguir bajar unos kilos y alcanzar la tan deseada talla ideal.
1) En primer lugar, es imprescindible no bajar el ritmo del metabolismo, comenzando el día con estimuladores en la quema de grasa que lo aceleren. Por ejemplo, podemos tomar café, té verde, rojo o blanco a primera hora de la mañana, algo que se prepara con facilidad, rapidez, y que ayudará a activar el metabolismo durante el resto del día.
2) En segundo lugar, bien es sabido que en este caso no existen los milagros y nada debería librarnos de incluir el ejercicio al menos cuatro veces a la semana a lo largo de nuestra rutina. Con ello conseguiremos quemar numerosas calorías y ayudar a la dieta que llevemos a lograr ese aporte extra para que los resultados realmente comiencen a notarse.
3) Además, debemos evitar medir las calorías que consumimos pero sí anotar las que quemamos con la intención de llevar un historial de nuestro trabajo y conocer la grasa quemada en cada entrenamiento con el fin de lograr que éstos sean más efectivos. De esta manera, podremos intentar poco a poco progresar en nuestras marcas. La competitividad por superarse cada vez a sí mismo contribuye a hacer esta rutina menos monótona y más dinámica.
4) Como cuarto consejo, y no por ello menos importante y fundamental, es imprescindible mantener la constancia, ser perseverante y no abandonar la dieta ni la rutina de ejercicios en cuanto veamos la más mínima oportunidad. Si realmente queremos conseguir nuestro objetivo, la fuerza de voluntad, la disciplina o la paciencia son valores innegociables en el camino de conseguir resultados.
5) Por ello, y en otro consejo muy relacionado con el anterior, es clave no 'compararse con el vecino de al lado', es decir, no medir los resultados propios en función de la apariencia y los comportamientos de las personas que nos rodean. Cada persona tiene su metabolismo, y por ello cada dieta y cada rutina han de ser personalizadas para cada uno.
6) Como sexto punto a tener en cuenta por obvio y simple que parezca, debemos renunciar a romper la dieta en momentos de nuestra rutina comprometidos por culpa de las circunstancias. Es decir, no debemos dejarnos llevar por la libertad del fin de semana, los días de comidas copiosas con platos a rebosar... No se debe caer en el clásico que ha hecho valer la expresión 'comer por comer'.
7) Más allá, es importante tener muy claro cuál es la cantidad de alimento que necesitamos y la proporción de nutrientes ideal para nuestro organismo y nuestro propósito en la búsqueda de una alimentación adecuada. Por ello, también será importante aprender a leer las etiquetas de cada producto, que nos orientarán y ayudarán a conseguirlo.
8) En este sentido, y conocidos por no llevarse bien con casi ninguna dieta para perder peso, evitar los famosos carbohidratos contribuirá a la hora de bajar algunos kilos. No obstante, es importante conocer que hay carbohidratos buenos que proporcionan energía necesaria para nuestro cuerpo, como pueden ser el arroz blanco o las patatas.
9) Del mismo modo, y como parte del noveno consejo, es recomendable huir de aquellos alimentos que contienen azúcar en exceso y los que terminan por producirnos ansiedad y adicción por desear comerlos a casi todas horas.
10) Por último, en este proceso se aconseja eliminar mitos y leyendas sobre esas dietas milagrosas que consiguen resultados increíbles en un plazo de tiempo considerablemente corto. Lo que verdaderamente nos servirá para medir los resultados es observar en nosotros mismos la evolución de la rutina que estemos aplicando. Los cambios en la talla que usamos, los índices de grasa y masa muscular son baremos que nos serán de referencia. Datos concretos y no difusos.