Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amigos y familiares organizan la boda de una pareja enferma de cáncer

Amigos y familiares organizan la boda de una pareja enferma de cáncerFacebook

Amy Averiss y Lee Sharpe, ambos enfermos de cáncer, han tenido al fin su boda soñada gracias a amigos y familiares, quienes organizaron el evento en tan solo cuatro días.

Según cuenta el medio Mirror, la pareja tenía pensado unirse en matrimonio, después de 13 años juntos, el próximo agosto, pero sus planes se truncaron después de que a Lee de diagnosticarán un cáncer terminal, por el que solo le quedarían unas semanas de vida.
La pareja, que tiene tres hijos, ya sabía desgraciadamente lo que supone la enfermedad ya que el cáncer neuroendocrino que sufría Amy había vuelto.
Tras analizar su devastadora situación familiares y amigos decidieron organizar la boda de sus sueños en tan solo cuatro días y darle así a la pareja el regalo más solidario y significativos que podrían dar.
La iglesia de San Lorenzo, en Cheltenham, Reino Unido, fue testigo de la emocionante ceremonia. Amy aparecía radiente y cruzaba el pasillo de la Iglesia mientras un tema de Yvonne Elliman, que dice: “ámame un poco más por favor, solo un poco más de tiempo” sonaba de fondo. En el momento de recitar sus votos la voz de Amy se quebró cuando se comprometió a amar a Lee tanto en la salud como en la enfermedad.
Hay que aprovechar cada día como si fuera el último. Yo sé lo que dicen los médicos, pero estoy decidido a tratar de luchar contra la enfermedad durante tanto tiempo como pueda porque tengo tres hijos pequeños y a Amy”, confesó Lee al medio inglés.
Amy, madre de tres hijos fue diagnosticada de cáncer en 2015, pero afortunadamente logró vencerlo, lo que animó a la pareja a comenzar a planificar su boda para agosto de este mismo año. A finales de 2016 el tumor de Amy volvió a aparecer y los médicos encontraron otra pequeña masa tumoral en su intestino.
La feliz pareja ha pospuesto de momento su luna de miel, ya que los dos se encuentran demasiado enfermos para poder viajar, pero esperan con esperanza poder algún día culminar con un gran viaje el día más feliz de sus vidas.