Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una pareja adolescente mata a la madre y hermana de ella antes de ver 'Crepúsculo'

twilight killersPolicía de Lincolnshire

Kim Edwards y Lucas Markham, ambos de 14 años, mataron a la hermana pequeña de Kim, y a la madre de ambas, Elizabeth Edwards. Madre e hija intercambiaron inquietantes mensajes días antes del asesinato en Facebook. La pareja se ha convertido en la pareja de asesinos más jóvenes de Reino Unido.

Según narra el diario inglés Mirror, con tan solo 14 años ésta pareja de adolescentes decidió asesinar a la madre y a la hermana de ella apuñalando a ambas en la garganta. 
Después cometer el terrible asesinato la pareja de adolescentes se tomaron un baño juntos para limpiar la sangre de la masacre. Más tarde vieron la película ‘Crepúsculo’, que narra la historia de amor entre un vampiro y una humana, mientras acompañaban la película con helado.  
Ambos apuñalaron en la garganta a Elizabeth Edwards, de 49 años y a Katie Edwards, de 13. Después del crimen, la pareja, conocida como ‘los asesinos del crepúsculo’,  se han convertido en los asesinos más jóvenes de Reino Unido.
Días antes del asesinato Kim y Elizabeth compartieron inquietantes mensajes en Facebook. "¿Dónde está tu bella sonrisa? “, le preguntaba Elizabeth Edwards a su hija Kim por Facebook, días antes de que ésta, con la ayuda de su novio la asesinara. “Ha desaparecido”, respondió la adolescente al mensaje de su madre, quien le preguntó el por qué, a lo que la joven Kim respondió: “No lo sé”. “Está debajo de la cama”, sentenció Elizabeth, de 49 años.
"El asesinato de Elizabeth Edwards y Katie fueron horribles y brutales y todo el país comparten un sentimiento de choque contra los dos jóvenes”, explicó el comisario  de la Policía de Lincolnshire, Martin Holvey en el juicio. "Se quedaron en la planta baja de la casa, viendo la televisión y comiendo la comida, mientras que los cuerpos estaban arriba”, añadió el comisario. Ambos se enfrentan ahora a 17 años y medio de condena por el terrible crimen.