Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una pareja de Bristol celebra el nacimiento de su bebé que sobrevivió a un aborto

Una pareja de Bristol celebra el nacimiento del bebé que sobrevivió a un abortoInformativos Telecinco

Con sólo tres semanas de vida, Amelia Hunt parece completamente feliz. Nació por cesárea el 1 de mayo con un peso de 3.75 kilos en la ciudad de Bristol (Reino Unido). La pequeña nació a pesar de que su madre, Shannon Skinner, decidió tomar medicamentos para abortar ya que el primer embarazo le causó graves desgarros que podían poner en peligro su salud.

"No puedo dejar de abrazarla", afirma Shannon Skinner, su madre de tan sólo 20 años. "Cada vez que la miro pienso que ella no debería de estar aquí, pero ahora estoy muy feliz de estar con ella". "Le llamamos nuestra hija milagro porque no sabemos cómo sobrevivió", sentencia.
La historia de Shannon Skinner, de 20 años, y su pareja Anthony Hunt, de 24, causó polémica en el Reino Unido hace varios meses cuando se conoció que su hijo había sobrevivido a un aborto. Ahora muestran por primera vez a su pequeña al mundo para compartir sus sentimientos.
Es el segundo hijo de la pareja. Shannon, al enterarse de que estaba embarazada de nuevo, tomó varias pastillas para abortar, pero sorprendentemente sobrevivió. Los médicos todavía no pueden determinar si el bebé está completamente sano, pero Shannon asegura que "incluso aunque tenga problemas, no cambiará nuestro amor por ella".
El padre de Amelia, Anthony admite que no sabe cómo le dirán a su hija lo sucedido: "Esperamos que cuando sea mayor lo entienda". Hunt explica que en el momento pasado creían estar haciendo lo correcto.
Según publica el Daily Mail, Shannon quedó embarazada accidentalmente, cuando falló su método anticonceptivo, cuatro meses después del nacimiento de su primera hija, Lacie. El primer embarazo le causó varios desgarros de tercer grado en su cuerpo, por lo que los médicos le aconsejaron que no tuviera más hijos ya que un segundo embarazo podía suponer un riesgo para su salud física.
Muchas mujeres como Shannon eligen abortar mediante medicamentos porque se considera un método menos agresivo y angustiante. Se trata de tomar unas pastillas que inhiben la hormona progesterona, esencial para el embarazo. Pero este método no dio resultado. Con 20 semanas de embarazo, los doctores advirtieron a Shannon de que el bebé podía presentar deformidades en el nacimiento y aconsejaron a la pareja que lo mejor era optar por el aborto quirúrgico.
"Mi hija había sobrevivido al primer aborto y obviamente, ella quería nacer, así que decidimos seguir adelante. No nos importaba si ella nacía sana o no", manifestó Shannon.