Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cuándo los niños enfermos deben quedarse en casa o ir al colegio?

ColegioEfe

Un estudio de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) ha revelado que muchos padres no tienen del todo claro cuando sus hijos están enfermos si tienen que quedarse en casa o pueden ir al colegio y, en ocasiones, hay quienes los dejan en cuarentena a pesar de que no habría problemas en que fueran a clase.

El trabajo se basó en los resultados de una encuesta a 1.442 padres con al menos un hijo de 6 a 18 años de los que hasta un 75 por ciento habían estado enfermos en su último año. Entre las preocupaciones que llevaron a los padres a dejarlos en casa estaba la preocupación de que su estado de salud empeorara o contagiaran su enfermedad a otros niños.
Los padres de los niños más pequeños (de 6 a 9 años) son los que refieren con más frecuencia preocupaciones relacionadas con la salud como consideraciones muy importantes a la hora de dejar al niño en casa.
De igual modo, los síntomas también marcan la diferencia ya que la mayoría de los padres (80%) no suelen llevar al niño al colegio cuando tienen diarrea pero hay menos consenso cuando tienen vómitos (58%) o fiebre leve (49%). Además, pocos padres suelen llevarlos cuando tienen los ojos rojos o llorosos, aunque no tengan fiebre (16%) o secreción nasal, tos seca o fiebre (12%).
"Los padres a menudo tienen que decidir sobre si la enfermedad de su hijo justifica que se queden en casa", ha reconocido Gary Freed, autor del estudio que anima a los padres a estar especialmente sensibles a determinados síntomas como la diarrea o los vómitos, a la hora de tomar una decisión.
Además, el estudio muestra como la logística también influye en la decisión de mantener a un niño en casa ya que hasta un 11 por ciento admite que para ellos es muy importante no perder un día de su trabajo y hasta un 18 por ciento los llevan por no tener a nadie con quien dejar al menor.
Un problema que deja de serlo a medida que los niños crecen, ya que hasta un 32 por ciento de los padres deja a sus hijos mayores quedarse solos en casa cuando están enfermos.