Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un padre visita la tumba equivocada de su hijo durante siete años

Un padre visita una tumba equivocada durante siete añosNoticias Cuatro

Vance Abeyta es un americano que llevaba siete años llorando la pérdida de su hijo no nacido cuando decidió ponerle nombre a la lápida. Le dijeron que tardaría unos 90 días y cuando volvió al cementerio vio que la lápida seguía sin tener su nombre. Llamó a la arquidiócesis y al final se dieron cuenta de que le habían dicho una tumba en la que su hijo no estaba enterrado.

Vance Abeyta no llegó a conocer a su hijo, que no llegó a vivir. Desde entonces este padre ha estado ahorrando para que en la lápida ponga el nombre que él quería que hubiera tenido. Desde que lo enterraron ha estado siete años yendo al cementerio para llevarle juguetes, flores y hablar con él.
Cuando consiguió el dinero, le dijeron que tardarían unos 90 días en cambiar la lápida, él fue 120 días más tarde y cuando llegó vio que no había ningún cambio en la lápida. Así que decidió llamar a la arquidiócesis. Entonces se dieron cuenta de que cuando enterraron a su hijo le habían dicho mal el sitio donde estaba enterrado.
Según USA Today, cuando se dio cuenta fue a ver la verdadera tumba de su hijo, donde sí estaba el nombre de su hijo no nacido. Ahora la arquidiócesis ha decidido compensarle por los daños causados.