Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nuclear aportó el 22% de la energía al mix eléctrico en España en 2016

La energía nuclear ha sido, por sexto año consecutivo, la principal fuente de energía en España, con 22 por ciento del total de la cesta eléctrica del país en 2016, un año en el que ha aumentado un 0,8 por ciento el consumo eléctrico respecto al año anterior, según datos del informe de cierre de año de Red Eléctrica de España (REE).
Con estos datos, la Sociedad Nuclear Española (SNE)ha informado la Sociedad Nuclear Española (SNE) considera que la tendencia "positiva" de la nuclear, después de varios años de descensos "se va consolidando".
En total en 2016 España consumió 265.317 GWh de los que el 22 por ciento procedieron de la generación nuclear (55.546 GWh), que tiene una potencia instalada del 7,6 por ciento. A esta le sigue la eólica, con un 19,2 por ciento (48.927 GWh) y una potencia instalada del 22,8 por ciento; la hidráulica (14,1%), carbón (13,7%), ciclo combinado (10,4%), cogeneración (10,1%), solar fotovoltaica (3%), solar térmica (2%), otras renovables (1,4%), residuos (1,2%).
Por primera vez desde 2003 España ha terminado 2016 con un saldo importador de 2,9 por ciento. Según la SNE estos resultados se consiguieron gracias a la fiabilidad y seguridad del parque nuclear español, que ha operado más del 90 por ciento de las horas del año y ha aportado de forma continua energía eléctrica de base a la red nacional, "sin estar afectada por la intermitencia" de otras fuentes de generación.
Otro de los datos que también destaca del informe de REE es que respecto a la cobertura de la demanda, ha disminuido la aportación del carbón, que ha sido de un 13,7 por ciento en 2016 frente a un 20,3 por ciento en el año anterior, y el aumento en la hidráulica de un 14,1 por ciento frente al 11,2 por ciento del 2015.
Estos aumentos de la producción nuclear, eólica e hidráulica, junto con la disminución del carbón, se han traducido en una reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera durante 2016 por parte de España.
En este contexto, recuerda que en noviembre de 2016 durante la Cumbre del Clima de Marrakech (Marruecos) se han establecido mecanismos para poner en marcha los acuerdos alcanzados en París en diciembre del 2015 (COP21) para la sostenibilidad medioambiental.
Para el director de Sostenibilidad de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), Kamel Ben Naceur, para que el incremento de temperatura de la Tierra no supere los 2ºC, las emisiones mundiales totales han de pasar de 42 a 15 Gigatoneladas de CO2 en 2050 y, en este punto, la "energía nuclear tiene un importante papel que jugar, con una contribución prevista de un 11% para dicho año 2050". Si bien, ha asegurado que, "en caso de prescindir de esta energía el coste a sufragar sería mucho mayor".
Del mismo modo, la directora general de la World Nuclear Association, Agneta Risign, apuntó en la COP22 que hay países como Francia, Suiza, Suecia o Canadá en los que el 80 por ciento de la producción de electricidad es baja en emisiones gracias a la utilización de la energía nuclear con las renovables. En España en torno al 60 por ciento de producción es sin emisiones y de estas, el 35 por ciento se debe a la energía nuclear.
Para el presidente de la Sociedad Nuclear Española, José Ramón Torralbo, la energía nuclear es imprescincible para alcanzar los acuerdos de preservar el cambio climático y la industria nuclear española, al tiempo que ha defendido que el parque nuclear está "en excelentes condiciones" y es un "contribuidor excepcional para la sostenibilidad energética".