Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El niño con difteria, entre la vida y la muerte

El corazón y los riñones del niño enfermo con difteria siguen funcionando con máquinas. Está muy grave. Los padres del niño pensaban que la difteria estaba erradicada y por eso no lo vacunaron. Ocho de sus compañeros ya han dado positivo por difteria, aunque no han desarrollado la enfermedad porque estaban vacunados. Sanidad sigue haciendo pruebas a personas de su entorno.