Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La historia de Oumoh, de 4 años: se salva del naufragio de su patera y encuentra a su madre

niña inmigrante Lampedusa,cuatro.com

La pequeña Oumoh llegó sola a Italia, cuando la patera en la que viajaba fue rescatada al borde del naufragio en las costas de Lampedusa. Oumoh y su madre dejaron su casa en Costa de Marfil, cuando la familia paterna comenzó a insistir para que se le practicara la ablación.  Huyeron a Túnez y allí la madre se la confió a una amiga, que terminó en una patera con su hija rumbo a Europa.

Esta es la historia de Oumoh, que se salvó de la ablación, del naufragio y que al final se ha reencontrado con su madre.
La niña de cuatro años a Italia viajaba con otra docena de personas desconocidas en una patera que rescataron los servicios de salvamento italianos cuando estaba a punto de naufragar, según publicó el periódico La Repubblica.
Así que de la niña se encargó la inspectora de la Policía, Maria Volpe, que después de varios días atendiéndola la entregó a los servicios sociales de Palermo.
La casualidad hizo que otra niña inmigrante a la que atendían en una oficina vio la fotografía de Oumoh y la identificó.  Nassade acababa de llegar a Lampedusa con su madre, cuando un agente le prestó un ordenador con fotos  para que se distrajera,  mientras los adultos charlaban.
Nassade vió una imagen y gritó "Oumoh, Oumoh!" varias veces. Aquí empezó la búsqueda de la madre de Oumoh.
Las niñas se habían conocido  en Túnez, donde habían estado concentradas sus respectivas madres. Para mayor fortuna la madre de Nassade tenía el número de teléfono de la progenitora de Oumoh.
Las autoridades italianas la llamaron y cuando le dijeron que su hija estaba viva en Italia, la mujer rompió en llanto, porque llevaba tiempo separada de su hija y pensaba que estaría muerta.
La mujer de 31 años explicó a Maria Volpe que dejó a la niña con una amiga en Túnez y regresó a Costa de Marfil para recoger algunas cosas´. Sin embargo, tardó más de lo pensado y cuando volvió a buscar a su hija la amiga había embarcado rumbo a Europa.