Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Consejos para que no conviertas tu nevera en un basurero este verano

nevera de vacaciones,alimentos,desperdicio de alimentos,higiene frigorífico,cuatro.com

Cada hogar español desperdicia 76 kg de comida al año, según datos de la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios (HISPACOP), avalados por el Instituto Nacional de Consumo (INC). Para hacer un uso racional es conveniente tener en cuenta estos consejos sobre los alimentos a comprar y los que mejor se conservan en la nevera durante la temporada de vacaciones.

Los consumidores deben considerar que las altas temperaturas de la temporada propicia la descomposición de muchos alimentos por lo que resulta beneficioso saber qué alimentos conviene comprar y cómo guardarlos en la nevera.
"El calor del verano acelera el deterioro de los alimentos y pone a prueba nuestra nevera", señala el amo de casa Pedro Caballero. Su web Amosdecasa.com ha publicado una lista de consejos para una nevera saludable, en relación con criterios de sostenibilidad, dieta equilibrada y eficiencia energética.
El correcto envasado y distribución de los alimentos en el frigorífico mejora su conservación y reduce el desperdicio.
Según la guía ACES (Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados), el 42% de la comida que se desperdicia en España proviene de los hogares. España es el séptimo país de la Unión Europea que más alimentos en buen estado arroja a la basura (7'7 millones de toneladas).
Antes de rellenar la nevera, Pedro Caballero explica la lista de la compra indispensable en verano para una dieta sana. Frutas como melón, sandia, albaricoques y verduras, como tomates, calabazas, pepinos son las estrellas.
A estos se añaden a carnes, de pollo, pavo y ternera y pescados, bonito, jurel y  palometa, entre otros alimentos de temporada.
Cómo se conservan mejor
Las carnes y pescados frescos se colocan en la parte superior de los cajones, el área más fría de la nevera. Siempre envasados herméticamente o envueltos en una película de plástico sobre un plato.
Si se dispone de un único cajón para frutas y verduras, estas se embolsan y así se evita la maduración acelerada por contacto y se reduce el olor.
Todo plato preparado, semipreparado o embutido se sitúa en las baldas intermedias, también metido en un táper.
Pedro Caballero impartió una demostración de sus consejos en Miele Center Madrid. El acto formó parte de la presentación de la promoción de verano entre Miele Center Madrid y Santa Teresa Gourmet.
 
ORGANIZA TU NEVERA EN VACACIONES
Un buen funcionamiento y mantenimiento del frigorífico y el congelador evitan la alteración de la temperatura y el consiguiente deterioro en la conservación de los alimentos. Debe haber espacio entre unos productos y otros para una correcta distribución del aire.
Además de no dejar la puerta abierta ni introducir comida caliente, Pedro Caballero recomienda limpiar las juntas con un cepillo de dientes, agua y vinagre blanco.
Así, se desinfecta y se retrasa la generación de grietas y roturas que impiden el cierre hermético. Medio limón con clavo colocado en puerta o baldas intermedias genera una aromatización natural. La temperatura del frigorífico se sitúa entre 5 y 3º y la del congelador en -18º.
La nevera exige especial atención antes de las vacaciones. Los alimentos frescos se deben ir consumiendo desde dos semanas antes de la partida. Los que sobren se pueden cocinar y congelarse.
Las frutas sirven para batidos y las verduras para cremas. Sólo permanecerán conservas, platos preparados y alimentos envasados cuya fecha de caducidad supere el periodo vacacional.
Para ausencias largas se recomienda desenchufar el frigorífico y limpiarlo. Los cajones y las baldas se extraen y se limpian con agua y jabón, al igual que el interior. Los cercos o marcas de vasos pueden frotarse con limón y sal.