Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La natalidad irá a la baja hasta dentro de 20 años, cuando las hijas de las 'babyboomers' serán madres, según un experto

Considera que es "pronto" para saber si el aumento de población por las migraciones "es un punto de inflexión o no"
El profesor del Centre D'estudis Demogràfics (CED) de la Universidad Autónoma de Barcelona Toni López, destarta tesis "catastrofistas" sobre la demografía en España y afirma que la natalidad seguirá a la baja hasta dentro de 15 o 20 años, cuando las hijas de las 'babyboomers' estarán en edad de ser madres, siempre y cuando no concurran razones de otra índole, como económicas, que las fuercen a emigrar.
En declaraciones a Europa Press, comentaba así las cifras dadas a conocer esta semana por el Instituto Nacional de Estadística sobre el primer semestre de 2016, durante el que murió más gente de la que nació en España pero la población se incrementó en 20.000 personas porque llegó al país más gente de la que emigró.
Sobre la natalidad, López incide en que no es una cuestión de baja fecundidad, pues en los últimos treinta años "el nivel ha sido muy similar": Afirma que "lo que está cambiando es el número de madres y por eso la natalidad va a la baja".
"En 1980 cayó la fecundidad en España y a partir de ahí cada año iban naciendo menos niños. Esos niños han crecido y esas mujeres están ahora en la edad de máxima intensidad de fecundidad, pero cada año son menos. Por eso el número de nacimientos va a la baja y por eso, esto seguirá hasta finales de los 90 ya que las de los 80 son generaciones decrecientes", explica.
El demógrafo vaticina por ello que "en diez años habrá un 25 por ciento menos de madres", tendencia que sólo revertiría una entrada considerable de mujeres desde el extranjero en edad próxima a la de máxima fecundidad, algo a su juicio poco probable.
Considera que será en 15 o 20 años cuando por un tiempo, cambie esa tendencia. Las hijas de los nacidos durante el llamado 'baby boom', entre 1960 y 1975 y llegarán entonces a su edad de máxima intensidad de fecundidad y si no concurren otros factores externos, contribuirán a que remonte la natalidad. No porque se presuma que van a tener más hijos cada una sino porque son generaciones de madres más numerosas.
La tendencia volverá a cambiar e irá a la baja por las generaciones más pequeñas de los años 2000 hasta que de nuevo, las nietas de esas hijas de 'babyboomers' entren en edad de ser madres y así cíclicamente, pero por el camino, España se irá dejando población.
"No es para tanto. No somos además, los primeros que pierden población. Alemania lleva así un par de décadas y nunca nos ha parecido que sea malo. Tampoco somos los que tenemos una proporción de personas mayores más elevada, hay países que van por delante de nosotros en ese sentido y nos fijamos en ellos para otras cosas", comenta el experto.
Se refiere a uno de esos 'mantras' del catastrofismo y es el que pone en duda la sostenibilidad del Estado de Bienestar por la baja natalidad. "Se habla mucho de las pensiones y todos echan la culpa a la demografía y a que va a haber mucha gente mayor, pero nadie habla de los cuatro casi cinco millones de parados que ha llegado a haber. Empecemos por ahí y luego ya vemos el envejecimiento", afirma.
ESTABILIDAD EN LAS MIGRACIONES
En cuanto a las migraciones, el experto habla de estabilidad, pues si bien este primer semestre de 2016 arroja un saldo positivo por primera vez en tres años, es de sólo un 0,12% y no se debe tanto a un incremento notable de las inmigraciones de extranjeros, que "permanecen estables en los últimos años", como a una reducción de las emigraciones. A su juicio, "es difícil saber si se ha producido un punto de inflexión".
En cuanto a la posible evolución, muestra prudencia porque dice, "las inmigraciones no dependen tanto de la demografía como de la coyuntura económica". Destaca no obstante el cambio de perfil actual, "con mucha más diversidad" que hace 15 años, cuando el grueso de los inmigrantes eran de Latinoamérica y cumplían un perfil más o menos similar. Ahora proceden de Marruecos y Rumanía, que es un perfil laboral, pero también de Italia y Reino Unido o Colombia, con "edades de todo tipo, adultos jóvenes pero también gente mayor y niños por reagrupación familiar".
Por último, sobre el mencionado descenso de las emigraciones, añade otra salvedad: Los números no son fiables y es posible que el fenómeno no sea contemporáneo, sino fruto de las salidas en los años anteriores, ya que los españoles no tienen obligación de inscribirse en el padrón en el extranjero y es posible que haya quien no lo ha hecho hasta no necesitarlo. En este sentido, recuerda que 2015 y 2016 han sido años de actividad electoral, lo que ha podido motivar más inscripciones.