Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres de cada 1.000 recién nacidos vivos en Europa padecen parálisis cerebral

La parálisis cerebral es la causa más frecuente de discapacidad motora en la infancia y, de hecho, se calcula que tres de cada 1.000 recién nacidos vivos en Europa padecen parálisis cerebral, tal y como han informado expertos durante una jornada organizada en el marco del 55º Congreso de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF).
"Los factores de riesgo son múltiples y pueden aparecer en la etapa prenatal, perinatal o postnatal. En la etapa prenatal, están relacionados con las infecciones, la diabetes gestacional, la preeclampsia (hipertensión inducida por el embarazo) y las alteraciones del metabolismo o las malformaciones. En la fase perinatal, entre los factores de riesgo estarían la prematuridad extrema, la hipoxia perinatal y el bajo peso al nacer y/o macrosomas. Por último, en la etapa postnatal, hasta los 3 años de edad, se incluyen el accidente vascular cerebral (AVC) prenatal o postnatal, infecciones y tumores del sistema nervioso central (SNC), traumatismos craneales graves", han explicado los expertos.
En este sentido, los especialistas han destacado la importancia de realizar el diagnóstico lo antes posible para poder iniciar una estimulación temprana en los primeros meses de vida, que es cuando hay mayor plasticidad cerebral.
"La aproximación al seguimiento y tratamiento debe ser pluridisciplinar e incluye al médico rehabilitador y neuropediatra, al cirujano y/o traumatólogo pediátrico, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, psicólogo, logopeda, técnico ortopédico, en función de las áreas afectadas y a las necesidades de cada paciente", han detallado.
Con respecto al tratamiento médico, añaden, hay que destacar el tratamiento de la espasticidad mediante fármacos administrados por vía oral o intramuscular. En algunas ocasiones y debido al grado de afectación se precisa la administración de medicación por vía intratecal, si bien el tratamiento mediante ayudas técnicas y ortesis está indicado para la prevención o el tratamiento de las alteraciones músculo-esqueléticas que van a determinar el nivel funcional de estas personas.
"Por último se deberán tratar todas aquellas complicaciones derivadas del daño cerebral a nivel neurológico, digestivo, respiratorio y que condicionan la calidad de vida del paciente. No hay que olvidar que en la época actual el uso de nuevas tecnologías y los sistemas robóticos ha abierto un amplio campo de posibilidades, aún en vías de desarrollo e implantación, que podrá incidir en la mejora de la calidad de vida de estos pacientes", han zanjado.