Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El joven murciano herido en atentado de Londres se propone regresar en septiembre y seguir luchando por sus sueños

Asegura que todas las medidas que se hagan para paliar el miedo que están generando esta serie de atentados, "son pocas"
El joven murciano herido en el atentado terrorista cometido en Londres el pasado mes de junio, Alejandro Martínez, ha asegurado este martes, tras reunirse con el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, que tiene "más ganas de vivir que antes" y que volverá "al segundo antes de que ocurriera todo esto". Por ello se propone regresar a Londres en cuanto se recupere de sus lesiones.
Alejandro Martínez regresó hace un mes a Murcia para operarse de una de las lesiones y terminar su recuperación en casa. Fue diagnosticado en su momento de la rotura de un hueso de la muñeca, un neumotórax y una contusión en el talón, pero, según ha detallado en rueda de prensa, han aflorado otras lesiones desde su llegada en espalda y hombro, aún sin diagnóstico, que pueden alargar la recuperación. De hecho, ha indicado, "al rato de salir a pasear tengo que volver a casa porque voy cojeando".
A pesar de ello planea regresar a Londres en septiembre o en enero a fin de terminar un máster que cursaba. Y sobre todo, ha señalado, continuar con su vida, "volver a la normalidad; llevando la vida que llevaba un segundo antes de que ocurriera todo esto".
Martínez ha recordado lo vivido aquel día en el que perdieron la vida ocho personas, entre ellas el español Ignacio Echeverría, "escuché los gritos, lo vi todo". De momento, ha asegurado no haber necesitado ayuda psicológica, "pero es una opción que no rechazaría en caso de necesitarla".
Tras subrayar la importancia de contar con amigos y familia para sobrellevar una experiencia similar, Alejandro Martínez ha querido mandar un mensaje. "Hay que luchar por tus sueños, estos son hechos aislados", así que, "miedo, lo justo".
Y es que, ha enfatizado, "tengo 23 años si me limito a quedarme en casa, a no relacionarme y no luchar por las aspiraciones que tengo, menuda vida me espera; quiero seguir haciendo todo lo que quería" antes de que ocurrieran los atentados.
Ésta es una lección aprendida, ha declarado Alejandro Martínez, para asegurar que tiene "mas ganas de vivir que antes". Al final, ha lamentado, "la gente tiene el miedo presente; así no se puede vivir" por lo que "todas las medidas que se hagan para paliar este efecto, son pocas".
ESTRATEGIA PARA VÍCTIMAS DEL TERRORISMO DE LA REGIÓN
Durante este encuentro, que ha tenido lugar en el Palacio de San Esteban, el presidente ha trasladado a Alejandro Martínez el apoyo del Gobierno regional, algo que ya hizo tan solo unas horas después del atentado de Londres, cuando contactó con él vía telefónica para interesarse por su estado de salud.
Además, según ha afirmado la portavoz del Ejecutivo regional, Noelia Arroyo, en la reunión el presidente de la Comunidad le ha informado de "la estrategia pionera en España puesta en marcha por el Gobierno regional para ayudar a las víctimas del terrorismo, y que contempla un total de 81 medidas para apoyar a las víctimas del terrorismo y a sus familiares".
Esta estrategia tiene como destinatarios a las víctimas y demás personas físicas y jurídicas, establecidas en la ley, que resulten perjudicadas por los actos de terrorismo cometidos en el territorio de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, así como a las víctimas y personas mencionadas en dicha ley, que gocen de la condición política de murciano, por los actos terroristas cometidos en cualquier parte del territorio nacional o en el extranjero.
Los beneficiarios de las medidas y ayudas previstas en esta ley son las víctimas de actos de terrorismo, los afectados por tales actos, siendo éstos los familiares de las víctimas hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, los cónyuges si no estuvieran separados legalmente o personas con relación de afectividad análoga a la conyugal y las personas jurídicas por los daños materiales que hubieran sufrido.