Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una multinacional utiliza a presos para hacer el trabajo después de un ERE

La prisión de Picassent se ha convertido en el lugar elegido por Istobal para producir parte de sus equipos de lavado. Catorce internos trabajan aquí de lunes a viernes para la multinacional valenciana a tres euros la hora. Son habituales los convenios entre Instituciones Penitenciarias y empresas privadas, pero este es el primero en el que hay un ERE de por medio. La empresa afirma que no tiene nada que ver con el ERE de 2011 y que paga siete euros la hora a las instituciones penitenciarias.