Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las mujeres tienen el doble de riesgo de EPOC que los hombres cuando no fuman

Asimismo, el estudio publicado en la revista 'International Journal of Chronic Diseases' muestra que entre las no fumadoras, el riesgo de EPOC también es mayor en mujeres afroamericanas (7%) que en las de raza blanca (5,2%). En los hombres blancos no fumadores la tasa es del 2,9 por ciento.
Un estudio de la Universidad de Toronto (Canadá) ha revelado que las mujeres tienen el doble de riesgo que los hombres de desarrollar una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) cuando ni unos ni otras son fumadores, pese a que el tabaco es el principal factor desencadenante de esta patología respiratoria.
"La vulnerabilidad a la EPOC puede depender de diferencias fisiológicas. Así, si tenemos en cuenta la altura (que puede condicionar el tamaño del pulmón) las probabilidades de EPOC en mujeres difiere menos con la de los hombres", ha reconocido la profesora Esme Fuller-Thomson, autora del estudio, que también apunta que el tabaquismo pasivo también puede influir en esta incidencia.
En su trabajo analizaron una muestra de 129.535 estadounidenses de más de 50 años que nunca habían fumado, entre las que había 8.674 mujeres afroamericanas, 2.708 hombres afroamericanos, 80.317 mujeres blancas y 37.836 hombres blancos.
Su análisis revela como las mujeres afroamericanas "tienen de lejos" la mayor prevalencia de EPOC entre la población adulta que nunca ha fumado, después de ajustar otros parámetros como el nivel de ingresos o la formación académica.
"No podemos determinar la causalidad de este hallazgo", según ha añadido Rachel Chisholm, también autora de este trabajo, que propone analizar una posible explicación de qué otros factores pueden influir en esta mayor vulnerabilidad para que los médicos puedan detectar precozmente este problema.