Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer se desmaya tras romper accidentalmente una pulsera de 40.000 euros

Una mujer se desmaya  tras romper accidentalmente una pulsera de 40.000 eurosInformativos Telecinco

Una turista se encontraba de vacaciones en la ciudad china de Yunnan cuando decidió ir de compras y probarse uno de los exclusivos brazaletes de jade que se venden una tienda de la localidad. Lo que no se esperaba la mujer era que la experiencia acabaría en una pesadilla que querrá olvidar.

Ir de compras suele resultar, para algunas personas, un momento relajante donde pueden olvidarse de sus problemas por unas horas mientras se suman a la moda del consumismo.  Esta turista recordará este momento de una manera muy diferente ya que se desmayó en plena tienda por un accidente que le costará mucho dinero.
Según informa el medio Shanghaiist, la mujer disfrutaba de una tarde de paseo y compras por las tiendas de la provincia china de Yunnan cuando decidió entrar en una de las tiendas más exclusivas de la zona.
La turista se disponía a probarse un brazalete de jade de la ciudad  china de Ruili,  valorado en 40.000 euros cuando, por accidente, la joya cayó al suelo y se rompió en dos partes. El dependiente del establecimiento informó a la mujer del costoso valor de la joya cuando ésta quiso probársela, y fue entonces cuando ésta decidió quitarse de inmediato el brazalete, cayendo la joya desafortunadamente al suelo.
De inmediato la mujer sufrió un ataque de pánico y se acabó desmayando. Los clientes que se encontraban en la tienda socorrieron a la mujer y trataron de reanimarla antes de que llegaran los servicios médicos.
El medio chino señala que aún no se ha establecido la cantidad de dinero que la mujer deberá abonar por el descuido al comercio. Un perito evaluó el brazalete en unos 20.000 euros, pero la familia se ofreció solo a pagar 8.000.