Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descubre que su mujer está viva después de que las enfermeras la dieran por muerta

mujer,dada por muerta,Ann Saville,Leed,Reino Unido,hospital público,cuatro.com

Una llamada telefónica desde el hospital donde permanecía ingresada su pareja, despertó a John Harrison.  La enfermera le informaba que Ann Saville de 71 años, había muerto de forma repentina. Un equipo había tratado de reanimarla sin resultados y no había nada que hacer, le aseguraron. Cuando el hombre llegó junto a la  cama de Ann se dio cuenta de que todavía estaba caliente y tenía pulso, ha publicado el Daily Mail. 

Ann Saville permanecía ingresada tras ser diagnosticada de leucemia y tenía que someterse a diez días de quimioterapia.
Ya había comenzado el tratamiento contra el cáncer y los médicos dijeron que en cinco días ya podría regresar a casa.
John Harrison, pareja de Ann Saville desde hace 30 años recibió una llamada del hospital avisándole que ella había sido encontrada sin vida, desplomada en la cama.
Pese al trabajo de reanimación durante media hora ella no había reaccionado y "no hay nada que podamos hacer".
Salió corriendo hacia el hospital y cuando le tomó la mano para desperdirse, pero notó que estaba caliente y tenía pulso. "Todavía está viva", le dijo a las enfermeras y estas le respondieron que era solo una reacción involuntaria.
Cuando se dieron cuenta del error llamaron a un médico que tardó en llegar más de una hora, según ha contado John Harrison a los medios británicos.
"Son profesionales, se supone que deben saber lo que están haciendo. ", se quejó Harrison.
Cuando el hombre le avisó a las enfermeras que Ann estaba viva, le dijeron que estaba siendo "emocional".  "Quiero que haga algo, haga algo ahora!", les exigió.
Finalmente, accedió a comprobar lo que le decía y al ver que él estaba en lo cierto, "intentaron decirme que estaba muerta y había vuelto a la vida, pero yo sé que todo el tiempo estuvo viva", aseguró John Harrison.
"No parecía muerta, parecía que estaba sufriendo, respiraba con dificultad, si yo no hubiera estado allí, seguro que habría muerto".
El hombre se ha lamentado de la atención en el hospital público, donde tras lo ocurrido, todavía tardaron una hora en que apareciera un médico.
John Harrison, de 58 años, no confía en que la investigación interna que ha abierto el hospital sobre lo sucedido.
Ahora, Ann Saville permanece en estado crítico en el Hospital de St James , Leeds, en estado crítico. Los médicos creen que podría haber sufrido daño cerebral.