Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mosquitero bilistado, poco habitual en España descansa en el parque de Valdebebas, en su viaje de Siberia al sur

El mosquitero bilistado, una especie que es poco habitual en España, está descansando en su viaje desde Siberia hasta el sur en el Parque Felipe VI de Valdebebas (Madrid), en la recta final de su migración otoñal, según ha informado SEO/BirdLife, que añade que desde octubre ha sido observada en otros 30 puntos de la Península.
Así, la ONG destaca que este 2016 se han registrado en una treintena de lugares como Salamanca, el Delta del Ebro (Tarragona), las Marismas de Santoña (Cantabria), Pamplona, Zaragoza, Sanlucar de Barrameda (Cádiz), Albarracín (Teruel) o la Desembocadura de Guadalhorce (Málaga).
El mosquitero bilistado (Phylloscopus inornatus) es una rareza siberiana ágil e incansable que está considerada ave ocasional en España. Se trata de una especie propia de la taiga siberiana, el norte de los Urales y el sureste de Asia, por ello su viaje hasta aquí además de ser todo un acontecimiento, es una proeza, pues apenas mide 10 centímetros de longitud. Este viajero se ve ocasionalmente en España y solo pasa por aquí en su paso migratorio.
La primera vez que se citó en España fue en 1967 y desde entonces ya ha sido avistado en 50 citas homologadas en todo el país, sobre todo entre mediados de septiembre y primeros de octubre, en la migración otoñal.
La visita de la especie es muy llamativa, y ha atraído a naturalistas y pajareros hasta este parque de Valdebebas. Son ellos los que, tras sus observaciones, han logrado identificar la especie gracias a las dos líneas claras que presenta en las alas, aunque también es llamativa su ceja amarilla, como hace referencia su nombre en inglés yellow-browed warbler. Sus tonos verdes y amarillos se confunden entre las hojas de los árboles, lo que hace aún más difícil la observación del inquieto mosquitero bilistado.
Para SEO/BirdLife, su presencia demuestra que las aves no entienden de fronteras por lo que los procesos y normas de conservación han de tener en cuenta sus movimientos migratorios.