Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una modelo se fotografía desnuda en una montaña sagrada y ofende a la tribu local

montañaInstagram

Jaylene Cook se hizo una fotografía desnuda en la cima del Mount Taranaki de Nueva Zelanda. Los maoríes, la tribu local, se enfurecieron al ver la imagen y la calificaron de inapropiada, pues para ellos es el cementerio de sus antepasados. “Es como si alguien entrase en la Basílica de San Pedro en el Vaticano y se hiciera una fotografía desnudo”.

Un modelo Playboy ha enfurecido a una tribu maorí con una imagen de ella desnuda en la cima de una montaña sagrada, informa Mirror.
Jaylene Cook fue criticada por ser 'culturalmente insensible' después de que ella compartiese la fotografía en el Mount Taranaki de Nueva Zelanda en Instagram.

La modelo, que tiene cerca de 300.000 seguidores, tomó la foto después de subir a la cima del volcán hace unos días con su compañero Josh Shaw.

Para los maoríes locales, el volcán se considera el cementerio de los antepasados de la tribu. Tradicionalmente, incluso subir a la cima del pico es inapropiado y muy rara vez se hace con fines ceremoniales.

Cook defendió sus acciones, diciendo que había investigado antes y pensó que tomar la fotografía no era ofensivo. Pero el portavoz maorí Dennis Ngawhare aseguró que “es un choque entre los supuestos valores occidentales y los valores y creencias indígenas”.

“Es como si alguien entrase en la Basílica de San Pedro en el Vaticano y se hiciera una fotografía desnudo”. "Es un lugar sagrado y algo así es muy inapropiado".

Aunque ésta no es la primera vez que una imagen de un desnudo en una montaña ha obtenido la condena de las comunidades locales.
En junio de 2015 un grupo de turistas fue culpado por causar un terremoto que mató a más de 16 personas después de haber posado en una montaña sagrada en Borneo. El terremoto de magnitud 5,9 sacudió Borneo apenas una semana después de que los turistas occidentales tomaron fotos en el Monte Kinabalu.

El viceministro en jefe del estado de Sabah, Tan Sri Joseph Pairin, se unió a los pueblos indígenas en Sabah para culpar a los turistas por enfadar al "espíritu de la montaña". El grupo de turistas de 10 incluía dos canadienses, dos holandeses y un alemán.

Después de posar para las fotos en el suelo sagrado, publicaron las imágenes en las redes sociales. El principal sacerdote tribal de Sabah llamado Bobolian, Tindarama Aman Sirom Simbuna, dice que los 10 turistas en cuestión deben ser multados con 10 búfalos para apaciguar a los dioses.