Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una Monumental llena dice adiós al toreo en Cataluña con José Tomás como protagonista

Un grupo de protaurinos se congrega esta tarde a las afueras de la Plaza Monumental de Barcelona con pancartas en apoyo a la fiestaEFE

25 antitaurinos han protestado en la acera de enfrente

La Monumental de Barcelona dice adiós al toreo este domingo en Cataluña con el matador José Tomás como protagonista, que regresa a la capital catalana dos años después y, como entonces, ha logrado que el coso taurino venda las 20.000 localidades de capacidad.
El diestro de Galapaga lidiará junto a Juan Mora y el catalán Serafín Marín astados de la ganadería de El Pilar, en una corrida histórica que pondrá punto y final a casi un siglo de actividad taurina en La Monumental, tras la prohibición decretada por la mayoría del Parlament que entrará en vigor en enero de 2012.

El 28 de julio de 2010, 68 de los 135 diputados del Parlament aprobaron por mayoría absoluta la abolición, frente a los 55 que se opusieron y los 9 que se abstuvieron, en una votación en la que a los 21 diputados de ERC y los 12 de ICV-EUiA se sumaron 3 del PSC y 32 de CiU, los dos partidos dieron libertad de voto.

A pesar de que la plaza está obligada a reservar para el mismo domingo la venta del 5% de las entradas, el ritmo de compra de los abonos y los precios de la reventa ya aseguran un lleno absoluto, y también una muy buena entrada este sábado, cuando Morante de la Puebla, José María Manzanares y El Juli se enfrentarán a toros de Núñez del Cuvillo.

La polémica taurina seguirá vigente en Cataluña todavía, ya que el año próximo la Genetalitat está obligada por ley a negociar con los interesados las compensaciones económicas que se derivan de la prohibición, y además queda por resolver un recurso pendiente del PP ante el Tribunal Constitucional y el trato que recibirá la iniciativa legislativa popular que quieren llevar los taurinos al Congreso.

De hecho, tal y como ya sucedió durante el final de la temporada el año pasado, la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, y el presidente de C's, Albert Rivera, han comunicado su intención de acudir a la plaza el domingo para mostrar su respaldo a la tradición.

En el caso del PP, el apoyo incluirá también la asistencia del vicepresidente tercero del Congreso y cabeza de lista por Barcelona en las generales, Jorge Fernández Díaz; el coordinador de Presidencia y Relaciones Internacionales, Jorge Moragas, y el líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández.

El Parlament prohibió las corridas, pero marcó una diferencia con los 'correbous' al blindarlos, ya que entendió que la ausencia de muerte del animal permitía diferenciar los dos tipos de festejos, si bien los antitaurinos consideran que la eliminación de las corridas no es suficiente y reclaman que se vaya más allá y se prohíba cualquier forma de maltrato.

Durante 2011, La Monumental habrá celebrado diez corridas, una de rejones y seis novilladas, si bien los últimos datos de público asistente se remontan a 2009, cuando acudieron al coso alrededor de 140.000 personas.
Ante la puerta, representantes de PxC han repartido folletos con la leyenda "No a la mezquita de La Monumental. Prohíben los toros... Para traernos los moros".

Unos 25 antitaurinos con muchas pancartas a favor de la prohibición han protestado en la acera de enfrente, con Mossos d'Esquadra en el entorno para evitar incidentes.

En las gradas, una de las muchas pancartas alude a la Constitución, al afirmar que los poderes públicos deben promover el acceso a la cultura.

Entre los muchos aficionados, han llegado juntos los escritores Fernando Sánchez Dragó y Lluís Racionero.

La corrida ha empezado con Morante de la Puebla, y el cartel se completa con El Juli y José María Manzanares con seis toros de la ganadería de Núñez del Cuvillo, un día antes de la última corrida.