Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El minisatélite Proba-V de la ESA identifica los puntos activos en el fuego de Portugal

El minisatélite Proba-V de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) ha identificado los puntos activos en el fuego de Portugal y ha mostrado marcas ennegrecidas y columnas de humo.
El incendio, contra el que lucha más de un millar de bomberos en la región de Pedrógrao Grande, al noreste de Lisboa, ha provocado hasta el momento 64 muertos y más de 130 heridos.
El satélite ha captado una imagen principal en la que se ve la presa del río Zêzere, con zonas quemadas y fuegos activos hacia el norte, así como la aldea de Nodeirinho --donde se han producido la mayoría de las muertes-- se encuentra entre las marcas.
La imagen principal muestra detalles con un tamaño de tan solo 100 metros, fue capturada el martes por Proba-V. Este satélite de un metro cúbico, que cubre la toda superficie de la Tierra cada dos días, es una de las misiones de observación de la Tierra más pequeñas de la ESA.
Proba-V cuenta con un campo de visión de 2.250 kilómetros de ancho con una resolución total de 300 metros, que alcanza los 100 metros en su centro. Una segunda fotografía de 330 metro de resolución, tomada el sábado, ofrece mayor información contextual del incendio.
Según destaca la ESA, este satélite contribuye al programa europeo de vigilancia mundial Copernicus, que proporciona a las autoridades datos e imágenes gratuitas.
Precisamente, la V se refiere a 'vegetación' y el satélite cuenta con una cámara previamente utilizada en los modelos franceses Spot-4 y Spot-5, rediseñada para obtener un dispositivo más ligero pero plenamente funcional.
El minisatélite fue lanzado el 7 de marzo de 2013 y aún sigue suministrando información muy necesaria para diversas aplicaciones como evaluar el cambio climático, la gestión de los recursos acuáticos y la vigilancia de las cosechas.
Además, el amplio ángulo de visión y la órbita polar de Proba-V hacen que pase por cada punto de la Tierra cada dos días, proporcionando así una composición global para los investigadores cada diez días. En la actualidad, utilizan los datos del satélite más de 1.100 usuarios registrados en 108 países.