Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los mineros de León fallecieron asfixiados

Los seis mineros del pozo Emilio del Valle ubicado en el municipio leonés de Pola de Gordón fallecieron por "una posible anoxia oxipriva pendiente de determinar", es decir, asfixia por falta de oxígeno, según el informe del forense remitido al Juzgado de Instrucción 1 de León. Cuatro de los trabajadores heridos en el accidente evolucionan favorablemente de sus lesiones, mientras los médicos que atienden al quinto, con pronóstico grave, han mostrado "optimismo" para su recuperación.

Según ha informado el Tribunal Superio de Castilla y León (TSJCyL), la juez del Juzgado de Instrucción 1 de León recibió los resultados provisionales de las pruebas de autopsia que el instituto de Medicina legal practicó a los seis mineros.
El informe forense provisional señala "una posible anoxia oxipriva, pendiente de determinar" (asfixia por causa de ausencia de oxigeno). La juez está facilitando a las familias la carta de enterramiento de las víctimas de la mina.
La muerte de seis mineros en el pozo leonés ha conmocionado al sector que ha convocado un paro general en homenaje a sus compañeros fallecidos y a los 5 heridos. La Junta de Castilla y León ha decretado 3 días de luto oficial.
Una fuga repentina de grisú ha provocado la muerte de los seis mineros y ha dejado heridos a otros cinco.
Según ha explicado el gerente del Hospital de León, Juan Luis Burón, el parte médico indica que el herido más grave, identificado como J.M.M.M, de 42 años, permanece ingresado en la UCI, sedado y con ventilación mecánica. No obstante, los profesionales que le atienden se han mostrado "optimistas y esperanzados" en su recuperación.
Otros dos de los heridos, A.A.H, de 55 años; y J.C.C, de 40, se encuentran en "cuidados intermedios", con pronóstico estable y evolución favorable.
Por último, R.J.C.G, de 38 años; y A.V.A, de 43; reciben sus atenciones en planta y mantienen pronóstico estable y evolución favorable. "Si todo evoluciona según lo previsto", ha apuntado Burón, recibirán el alta médica en un plazo "máximo" de 72 horas.