Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pinta la fachada de su casa con rayas rojiblancas para fastidiar a sus vecinos

Una millonaria pinta la fachada de su casa con rayas rojiblancas para fastidiar a sus vecinosInformativos Telecinco

La dueña de esta residencia de tres pisos en el prestigioso vecindario de Kensington, al oeste de la ciudad, decidió cubrir su fachada con un estampado de rayas rojas y blancas para vengarse de sus vecinos, ante la negativa de construir un nuevo edificio lujoso de cinco pisos.

El complejo urbanístico de la ciudad de Londres se caracteriza por ser fiel a la homogeneidad de sus casas. Entre todas ellas, destaca una en especial, y no por sus dimensiones, sino por su fachada.
La dueña de esta residencia de tres pisos en el prestigioso vecindario de Kensington, al oeste de la ciudad, decidió cubrir su fachada con un estampado de rayas rojas y blancas. La decisión no fue una cuestión artística, ni la señora era aficionada del Atlético de Madrid. Fue todo por venganza.
Según informan los medios británicos, la millonaria propietaria de 71 años, Zipporah Lisle-Mainwaring, tenía previsto demoler la casa y construir un edificio de cinco pisos con todos lujos y caprichos que fueran posibles, como una piscina climatizada en un sótano de dos niveles.
Pero el deseo de Lisle-Mainwaring no fue posible debido a la desaprobación de sus vecinos, quienes presentaron una queja oficial a las autoridades británicas. Los permisos de construcción fueron denegados, y a partir de entonces comenzó a gestarse el contrataque de la señora.
No se hizo esperar, ya que a los pocos días, los vecinos no daban crédito a lo que estaba viendo. Zipporah Lisle-Mainwaring había ‘envuelto’, cual caramelo, la fachada de la casa con un estampado de rayas rojas y blancas. La vivienda está valorada en 20 millones de dólares.
"Hay muchas personas molestas con esto, la mayoría odiamos la casa. Creo que es una monstruosidad de muy mal gusto", dijo al periódico británico The Guardian.