Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las migraciones de las tortugas bobas en el Mediterráneo podría estar cambiando, según el IEO

El comportamiento migratorio de la tortuga boba podría estar cambiando en el Mediterráneo, según una investigación del Instituto Español de Oceanografía (IEO) que analiza las capturas accidentales en palangres y los varamientos en el Estrecho de Gibralatar y el Mediterráneo.
Investigadores del IEO y del Aula del Mar de Málaga, han analizado 15 años de las capturas accidentales y los varamientos de tortuga boba (Caretta caretta) y las conclusiones apoyan que se está produciendo un cambio en el patrón de migración de la especie, clasificada por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) como vulnerable.
Así, las tortugas boba se estarían ahora desplazando entre mayo y junio entre mayo y junio desde el golfo de Cádiz hacia el mar de Alborán y de junio a julio al mar Balear.
Las tortugas marinas presentan una alta tendencia a volver para nidificar a las playas donde nacieron, de tal manera que, a pesar de las grandes migraciones que realizan, durante el periodo reproductor los ejemplares adultos se reúnen en sus playas de puesta.
Este comportamiento ha favorecido la clara diferenciación de poblaciones de una misma área de puesta, de tal manera que, aunque individuos de diferentes poblaciones coincidan en un área de alimentación, en raras ocasiones hay mezclas.
El IEO señala también que en el Mediterráneo confluyen individuos de al menos tres poblaciones de tortuga boba: dos poblaciones atlánticas y una mediterránea, que se concentran alrededor de las islas Baleares.
Por otra parte, tradicionalmente se ha considerado que el único núcleo reproductor de la tortuga boba en el Mediterráneo se encontraba relegado al Mediterráneo oriental. Sin embargo, desde 2001 se han producido puestas esporádicas en España y, más recientemente en Italia y Francia.
Los expertos desconocen si estas tortugas pertenecen a una población mediterránea desconocida, si vienen del Atlántico o si obedece a un cambio en el comportamiento de las poblaciones ya conocidas.
Este nuevo trabajo, que analiza los datos de varamientos y de capturas accidentales en palangres desde el 1997 hasta el 2013, sugiere que los ejemplares adultos de tortuga boba se desplazan entre mayo y junio desde el golfo de Cádiz hacia el mar de Alborán y de junio a julio al mar Balear.
Estos resultados apoyarían los hallazgos de trabajos recientes en los que se sugería que las tortugas recién nacidas en aguas españolas podrían tener padres tanto del Atlántico como del Mediterráneo.
El investigador del IEO y autor del trabajo, José Carlos Báez, ha explicado que eventos de anidación similares se han observado "recientemente" en otras partes del mundo, por lo que considera que "cabría preguntarse" si se está produciendo "un cambio en el comportamiento migratorio de las tortugas".