Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seis menores han sido asesinados por violencia de género en 2017, los mismos que en todo 2013, el año con más muertes

Un total de seis menores han sido asesinados en lo que va de 2017 por violencia de género, tras el asesinato de un bebé de ocho meses de edad presuntamente a manos de su padre en Arcos de la Frontera (Cádiz), confirmado como violencia de género por el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz. El año 2013, cuando se iniciaron las estadísticas, finalizó con seis menores fallecidos por esta causa.
Mientras, el año 2014 acabó con cuatro menores asesinados, los mismos que en 2015, mientras que en 2016 se contabilizó una víctima en todo el año. En 2013, el más mortífero hasta la fecha, contaba con cuatro menores fallecidos a 10 de mayo.
A falta de que el Ministerio de Sanidad actualice la estadística oficial --que sitúa en cinco los menores fallecidos por esta lacra en lo que va de año--, el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha calificado de "caso de violencia de género" el asesinato de un bebé de ocho meses de edad presuntamente a manos de su padre, que también ha agredido a la madre del pequeño, que, no obstante, presenta lesiones que "no hacen peligrar su vida".
Del total de cinco víctimas de este año contabilizadas por el Ministerio, solo en uno de los casos se había presentado una denuncia, aunque no se continuó el proceso. También se solicitaron medidas de protección en otro de los casos pero en el momento de la agresión no se encontraban en vigor.
Además, de las cinco víctimas menores, cuatro eran españoles y una extranjero, y en cuatro de los casos el agresor fue el propio padre de la víctima. En tres casos, la madre del menor vivía con el agresor en el momento del asesinato.
Por edad, uno de los menores tenía entre uno y dos años, otros dos entre 5 y 8 y dos más entre 11 y 12 años. En cuanto a las comunidades autónomas, dos de las víctimas eran de Castilla La Mancha, una de Galicia y dos de la Comunidad de Madrid.