Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El maquinista frenó demasiado tarde

Estado en el que ha quedado uno de los vagones del tren siniestrado en SantiagoEFE

Con la investigación sobre las causas del accidente en marcha, todas las hipótesis se centran en saber por qué el tren entró a 190 km/h en una curva limitada a 80. Según informa el diario El País, Francisco José Garzón recibió una señal en su cuadro de mandos que le advertía de que debía reducir la señal, pero no llegó a frenar.

Según el citado diario, en la primera reconstrucción de los hechos el maquinista explicó que se activó la alerta en su cuadro de mandos advirtiéndole de que debía reducir la velocidad. Francisco apretó el botón que confirmaba que había recibido la advertencia pero no llegó a frenar o no lo hizo a tiempo.
Ahora la investigación se centra en dilucidar por qué el tren no frenó. Francisco, herido leve en el accidente, continúa ingresado en el hospital clínico de Santiago, custodiado por la policía, a espera de que el juez y la policía le tomen declaración.
En las primeras conversaciones analizadas, que tuvieron lugar entre la cabina del tren y la sala, el maquinista también reconoce, tras descarrilar, que alcanzaba una velocidad de 190 kilómetros por hora.