Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La parte madrileña del vertedero de Seseña (Toledo) queda totalmente limpia tras retirar 15.000 metros cúbicos de ceniza

La parte madrileña del vertedero de neumáticos de Seseña (Toledo) ha quedado totalmente limpia este miércoles tras la retirada de un total de 15.000 metros cúbicos de ceniza y 1.500 toneladas de fracción metálica que dejó la quema de los neumáticos.
Así lo ha explicado el consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de la Comunidad, Jaime González Taboada, durante su visita esta mañana al vertedero donde ha supervisado la finalización de las labores de limpieza y recogida de los últimos restos de ceniza.
"Han sido seis meses de trabajo muy intenso", ha dicho Taboada, a la vez que ha agradecido la labor de limpieza que se ha llevado a cabo ya que "se preveía que la limpieza total de la zona podía llevar un tiempo entre doce y quince meses y se ha realizado en un tiempo récord".
El titular de Medio Ambiente también ha indicado que "los terrenos son privados", por lo que el Gobierno regional ya no puede hacer nada más; aún así, "en los próximos días comenzarán a analizar el suelo", ha asegurado Taboada.
"Tenemos ya algunos indicios de cómo ha quedado toda la zona y afortunadamente el incendio no ha dañado los acuíferos, ni a afectado a la agricultura y ganadería de la zona", ha detallado Taboada, insistiendo en que a pesar de esos indicios "llevarán a cabo un análisis exhaustivo de lo que puede quedar en el subsuelo".
Los trabajos de limpieza han supuesto un coste ligeramente inferior a 2 millones de euros y han consistido en la caracterización y cuantificación de los residuos, la protección y adecuación de la zona, así como la retirada de los distintos tipos de deshechos mediante carga, transporte y tratamiento adecuado por un gestor autorizado, además de labores de vigilancia, seguimiento y control ambiental.
"En un principio nos habían valorado los trabajos de limpieza en un coste de 4 millones, luego se habló de 2 millones y finalmente lo hemos cerrado en un poco menos de 2 millones", ha explicado el consejero, a la vez que ha asegurado que "el trabajo más complicado ha sido apagar completamente el fuego".
Tras más de seis meses de trabajo, la zona perteneciente a la región ha quedado totalmente limpia, no así la parte de Castilla-La Mancha en la que todavía se pueden apreciar restos de cenizas.