Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obliga a su hija de 14 años a quedarse embarazada con semen comprado

silueta femeninacuatro.com

Una madre obligó a su hija adolescente, adoptada, a someterse a siete inseminaciones caseras. La verdad del calvario familiar de la chica de 14 años fue descubierta después de que esta diera a luz a un niño y las matronas se dieran cuenta de lo ocurrido.

La madre, que no podía dar a luz, por su estado de salud forzó a su hija a quedarse embarazada después de que le negaran su cuarta adopción.
La mujer había adoptado a tres bebés en el extranjero, dos veces durante su matrimonio y otra como madre soltera, tras su divorcio, según ha publicado 'The Guardian'.
El juez que ha instruido el caso en un tribunal británico describe el comportamiento de la madre de utilizar a su hija como "malvado y egoísta" y la ha sentenciado a cinco años de prisión por un delito de crueldad infantil.
La hija, que nunca había mantenido relaciones sexuales, fue inseminada en casa con semen que su madre compraba legalmente a través de un banco de esperma, aunque en una ocasión utilizó el de un donante que llevó personalmente.
La mujer utilizaba una jeringuilla o un dispositivo para duchas vaginales para introducirle el semen a su hija, que se sometió a estas prácticas porque "amaba a su madre" y "no se sentía con coraje para negarse".
Incluso la obligó a darse duchas vaginales ácidas a base de limón y vinagre, porque de esta forma, la mujer creía que tenía más probabilidades de que su hija engendrara una niña.
Durante dos años la joven sufrió la presión de su madre hasta que finalmente quedó embarazada con 16 años y dio a luz a un bebé.
La verdad solo se supo tras este nacimiento cuando las matronas se alarmaron ante una madre a la que definieron como "agresiva e insensible", que trató de impedir que la chica diera el pecho al bebé.
La joven, además, se negó a entregarle el bebé a su madre y las matronas avisaron a los servicios de Asistencia social para que se hiciera cargo del asunto y que finalmente destapó todo.
La joven, según su testimonio a los investigadores, ha explicado que cuando su madre le pidió someterse a las inseminaciones, aunque se mostró "sorprendida", accedió porque quizá así "su madre la amaría más, un sentimiento quizá influenciado por ser una hija adoptada".
Durante el juicio que no ha saltado a los medios hasta ahora, porque hay varios menores implicados, el juez afirmó que era muy probable que la joven hubiera abortado a los 14 años tras una inseminación.
Además, de que la joven y su madre despistaron a los Servicios de menores contando que se había quedado embarazada tras pasar la noche con un chico, que la abandonó y se fue al extranjero.
Después la mujer utilizó los servicios privados para seguir el embarazo de su hija adolescente y se cambió hasta de médico de cabecera.
Lo ocurrido ha alertado a los organismos competentes que según un comunicado de la Junta de Protección de menores, están poniendo en práctica un proyecto para evitar que casos así se repitan.