Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una madre sufre graves quemaduras, su marido le abandona y se queda sin casa

Una madre sufre graves quemaduras, su marido le abandona y se queda sin casaGoFundMe

Courtney Cosper Waldon en una joven madre de 27 años que ha encadenado numerosas desgracias en muy poco tiempo. Todo comenzó cuando una gasolinera explotó, quemándole la cara y el 40% de su cuerpo. Dos semanas después del accidente, su marido le abandonó con su hija de 4 años y ahora, pierde su casa debido a las deudas.

Una madre americana de 27 años, Courtney Cosper, asegura que su vida se arruinó después del terrible accidente en la gasolinera. La mujer se encontraba en la estación de servicio cuando uno de los dispensadores explotó, sufrió graves quemaduras en el rostro y en el 40% de su cuerpo.
Dos semanas después de lo sucedido, su marido le abandonó, dejándola sola con su hija de cuatro años.
Debido a las numerosas deudas médicas que se acumulaban y la pérdida de su trabajo, ha perdido su casa después de no poder pagar las facturas.
Además de todas las desgracias, Courtney no se rinde y después de numerosas intervenciones a las que ha sido sometida, sigue luchando para darle una vida normal a su hija.
En declaraciones al diario Mirror, la valiente madre afirmaba; “Pasé de ser una chica guapa, recién casada y con mi vida establecida, a apenas poder vestirme y necesitar ayuda para casi todo y aprender a hacer la cosas de nuevo”.
“Incluso he tenido que aprender a caminar de nuevo. La primera vez que me vi en el espejo, me puse enferma y casi me muero. La gente me mira como si fuese un monstruo”.
Courtney asegura que recuerda cada segundo de lo que pasó en la gasolinera; “Recuerdo estar en llamas. Me caí y comencé a rodar en el suelo. Lloraba mientras pedía una ambulancia”.
La mujer pasó 51 días en la UCI de quemados. Después de que su marido me abandonase, se mantenía por su hija. “Fue una bofetada en la cara cuando me dejó mi marido, le supliqué que volviese, mi hija no se lo merecía pero él solo me contestó que no podía manejar la situación”
Después de ser declarada inválida para su trabajo debido a las lesiones en sus manos y las numerosas facturas médicas, Courtney y su hija han sido obligadas a abandonar su casa.
En la actualidad sobreviven gracias a las donaciones y la iglesia local que les presta apoyo.