Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El contacto entre madre y bebé en la sala de partos mejora la lactancia materna

El contacto entre madre y bebé en la sala de partos resulta en mayor éxito en la lactanciacuatro.com

La intención de amamantar y el contacto piel a piel se relacionaron significativamente con la lactancia materna exclusiva, independiente de la edad de la madre, el tipo de parto, la paridad y la edad gestacional.

Según un documento que se presenta este lunes en la Conferencia Nacional de la Academia Americana de Pediatría (AAP), celebrada en Orlando, el contacto piel a piel temprano en la sala de partos conduce a un aumento en la lactancia materna exclusiva durante la estancia hospitalaria del recién nacido.
Según han detectado investigadores al revisar los registros médicos electrónicos de nacimientos únicos a término o prematuros en un hospital de Nueva York, la lactancia materna se asocia significativamente con el contacto de la piel de la madre con la de su bebé.
La autora del estudio, Darshna Bhatt, ha afirmado que "la lactancia materna es una de las cosas más fáciles que podemos hacer por los niños para asegurarse de que están creciendo de manera sana. Mientras que el contacto de piel a piel se asocia positivamente con la lactancia materna exclusiva, el factor estadísticamente significativo es la intención".
Los autores del estudio buscaron información sobre si la madre y el niño tuvieron contacto piel a piel en la sala de parto, así como la edad materna, la intención de amamantar, la edad gestacional, el tipo de parto, la temperatura de reconocimiento y la prueba de glucosa en la revisión en la sala de recién nacidos.
Fueron revisados 150 registros de los hospitales sobre recién nacidos, de los cuales el 53 por ciento de los niños tuvo contacto de piel a piel con sus madres en la sala de partos. El 72 por ciento de las madres querían amamantar exclusivamente, aunque sólo el 28 por ciento en realidad lo hizo.