Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La llegada del otoño deja las primeras riadas en el noreste de la Península

Un río de agua y granizo inunda la localidad castellonense de Vilafranca. Sus vecinos se afanan con las palas como si una nevada les hubiera sorprendido en pleno septiembre. Toda la provincia se ha visto afectada en las últimas horas por lluvias torrenciales que han llegado a descargar hasta 83 litros por metro cuadrado. En Morella los videoaficionados captan como el agua baja en cascada con inusitada fuerza por las empinadas calles del pueblo.La provincia de Valencia también se ha visto afectada por las tormentas. En toda la comunidad,  aún en alerta amarilla, llegaron a resgistrarse más de 9000 rayos.Más al norte, en Cataluña que también se mantiene en alerta por lluvias torrenciales junto a Baleares y Galicia, las fuerte precipitaciones provocoran hasta cerca de un centener de avisos a los servicios de emergencia.La tromba de agua, de hasta 50 litros por metro cuadrado, inundó especialmente Hospitalet de Llobregat, haciendo casi imposible la movilidad de los vehículos por las anegadas calles del centro.