Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo hacer que tus almohadas dejen de estar amarillas

AlmohadaGtres

Ver las almohadas amarillas da sensación de suciedad y de vejez, aunque no siempre sea así. Las almohadas y las fundas pierden su tono blanco debido al sudor que liberamos al dormir. Pero existe un truco para deshacerse de ese color.

Dependiendo del tipo de tela que cubra la almohada, el sudor se absorbe por su parte interna o queda expuesto en la superficie, formando los conocidos ‘mapas’, informa mejorconsalud.com. Las manchas también se producen por la saliva que derramamos cuando dormimos con la boca abierta.
La importancia de limpiarlas con regularidad radica en que se acaban convirtiendo en un hogar para ácaros y microbios que pueden afectar a la salud provocando alergias o problemas cutáneos.
Por eso, conviene lavarlas bien cuatro o cinco veces al año. Aquí te damos un truco para que todas esas molestas manchas desaparezcan:
Ingredientes
  • 1 taza de detergente para lavar ropa
  • 1 taza de detergente biodegradable para lavavajillas
  • 1 taza de blanqueador casero (que se puede realizar con agua, limón y agua oxigenada)
  • ½ taza de bórax
  • Agua caliente
  • Preparación
  • Verifica en la etiqueta que la almohada puede lavarse a máquina
  • Luego, retírale la funda o cualquier protector que utilices
  • Pon la lavadora con un ciclo de agua caliente y programa dos enjuagues
  • Introduce todos los ingredientes usando guantes
  • Mete una o dos almohadas en la lavadora y dale a lavar
  • Si cuentas con secadora, usa el método de lana para que el secado sea más rápido. Si no, puedes secarla de forma tradicional al sol. Procura secarlas en un lugar ventilado para evitar que adquieran mal olor.