Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En libertad provisional el párroco de Borja

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Tarazona, Nieves Pérez, ha decretado la libertad provisional y sin fianza para el párroco de Borja, Florencio Garcés, imputado como presunto autor de un delito de apropiación indebida, ante la petición que ha realizado el Ministerio Fiscal, hasta el momento la única parte acusadora, a raíz de las declaraciones de cinco testigos.

El cura fue detenido el viernes 29 de noviembre por la Guardia Civil en la denominada 'Operación Espino' por su posible implicación en varios delitos, entre ellos, apropiación indebida de dinero de la parroquia. Días más tarde fueron detenidas otras cinco personas, que se encuentran en libertad con cargos.
El fiscal ha presentado un escrito solicitando la libertad provisional del imputado y el mantenimiento de las medidas que la juez adoptó el pasado 1 de diciembre contra Garcés, después de que prestara declaración el sacerdote, es decir, la retirada del pasaporte y la obligación de comparecer semanalmente en el Juzgado. La petición se ha producido una vez que han declarado este miércoles el obispo de Tarazona, Eusebio Hernández, el párroco de Ainzón, el ecónomo del Obispado, el gestor de las cuentas de la parroquia y el vicario de Borja.
El 1 de diciembre, el fiscal ya pidió la libertad provisional de Garcés, con la obligación de comparecer apud acta semanalmente y la retirada del pasaporte, dictando la juez auto de libertad provisional
El 4 de diciembre, Florencio Garcés volvió a declarar en dependencias judiciales y mantuvo un careo con las otras cinco personas detenidas. Entonces el fiscal pidió prisión provisional comunicada y sin fianza y el párroco ingresó en la cárcel de Zuera (Zaragoza), centro que ya ha abandonado. Contra el auto de la juez se puede interponer recurso de reforma.