Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las lentillas de ortoqueratología por la noche pueden reducir hasta un 43% el aumento de la miopía en los menores

El uso de lentes de contacto de ortoqueratología u Orto-k durante las noches puede reducir, de media, hasta en un 43% el crecimiento de la miopía en menores, asegura José Garrido, diplomado en óptica y optometría y Responsable de Servicios Profesionales de Conóptica.
Según explica, está probado científicamente que esta técnica permite controlar la miopía, es segura y el usuario no debería sufrir riesgos de salud ocular derivados del uso de las lentes de contacto.
Se calcula que cerca del 30% de los jóvenes son miopes y, dado que las nuevas tecnologías están generando que las tasas de miopía crezcan a un ritmo alarmante entre nuestros jóvenes, se espera que en 2050 ya lo será la mitad de ellos.
"Dado que es totalmente imposible que nos planteemos vivir sin tecnología, los profesionales de la salud visual deben dar soluciones y poner freno a esta epidemia a la que nos estamos enfrentando", admite Joan Pérez Corral, vicepresidente de la Academia Europea de Ortoqueratología, que recuerda que la miopía no debe entenderse únicamente como un problema visual, ya que los potenciales riesgos asociados a un ojo con miopía baja o moderada/alta no son los mismos.
Así, un miope alto tiene mayor riesgo de sufrir enfermedades oculares como el desprendimiento de retina o el glaucoma, dos de las causas de ceguera más importantes en nuestro mundo.
En este sentido, José Garrido explica que "la ortoqueratología es una técnica optométrica que permite ver bien durante el día sin gafas ni lentillas, sin necesidad de someterse a una operación de cirugía refractiva, gracias al uso de unas lentes de contacto especiales mientras se duerme, que moldean la córnea de forma controlada corrigiendo temporalmente el problema de miopía del usuario.
Dado que es un procedimiento fiable y reversible, es apto y aconsejable para niños aunque, precisa que también puede tener posibles complicaciones, asociadas a una incorrecta adaptación, a un mal uso o mala limpieza de las lentes. Por ello se recomienda que estos tratamientos está supervisados por un óptico-optometrista, explica Ana Belén Cisneros, Óptico Optometrista y Secretaria General del Colegio de Ópticos Optometristas de Castilla y León.
Por ello, Conóptica, ha puesto en marcha una campaña en redes sociales sobre estos tratamientos optométricos que pueden ayudar a prevenir, ralentizar y controlar el crecimiento de la miopía en los menores, principalmente, los tratamientos de ortoqueratología.