Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Logra crecer 27 centímetros tras someterse a un tratamiento revolucionario

El antes y el después del chico que no crecíaThe Ohio State University Wexner Medical Cente

Jacob Barnes, hace unos años, no tenía la apariencia de un chico de 17 años. Un tumor cerebral estaba interfiriendo en su crecimiento, lo que provocaba que su aspecto fuese más propio de un niño de 11 años.  

Barnes con 17 años medía 1,58 metros y su cara lucía como la de un niño de once años. Después de cuatro años, Barnes ha crecido 27 centímetros, hasta los 1,85 metros. Esto ha sido posible gracias un tratamiento poco invasivo que activa la hormona del crecimiento. Aunque a él nunca le había importado no aparentar su edad, tuvo que medicarse, dado que su problema lo había causado un tumor cerebral.
No acudió al médico hasta que comenzó a sufrir fuertes dolores en el cuello.  El especialista llegó a la conclusión de que los dolores y la apariencia del joven no significaban nada bueno. Por ello consultó a un endocrino, quien le diagnosticó un tumor cerebral de 3,4 centímetros, tras practicarle una resonancia magnética. Barnes tuvo que ser operado para extraer el tumor y después someterse a un tratamiento hormonal no invasivo que le ayudase a crecer.
Según ha afirmado el doctor Prevedello, del Ohio State University Wexner Medical Center, a ‘Fox News’, la producción de hormonas del joven era menor que la media, lo que significaba “que su glándula tiroidea no trabajaba nada”. Además, ha añadido que por lo general los chicos desarrollan a los 12 o 13 año, no a los 17, por lo que su caso era algo muy raro.
La madre de Barnes ha contado al medio norteamericano que no empezó a preocuparse de verdad hasta que llegó a la universidad. “Era siempre más bajo que la mayoría de las chicas y en las fotografías de clase siempre estaba en la primera fila”, ha añadido.  Sin embargo, no decidió ir al médico hasta que un día regresó de clase llorando por los dolores que sufría.