Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los jesuitas elegirán en octubre a su nuevo Superior General, un hombre de fe, con misión y capacidad de diálogo

Un total de 215 jesuitas de todo el mundo elegirán el próximo mes de octubre a su nuevo Superior General, que sustituirá al español Adolfo Nicolás y deberá ser "un hombre de fe, con misión, con capacidad de diálogo, esperanza, sentido del humor, con capacidad también de entender esta globalización y de liderazgo de un grupo numeroso de interculturalidad".
Así lo ha puesto de manifiesto este miércoles 21 de septiembre el delegado para los jesuitas mayores de la Provincia de España, Cipriano Díaz, al ser preguntado sobre qué características debería tener el nuevo Superior General, en el marco de la rueda de prensa de presentación de la Congregación General 36 de la Compañía de Jesús.
Por su parte, el delegado de la Plataforma Apostólica Territorial (PAT) Cataluña de la Compañía de Jesús, Llorenç Puig, ha apuntado que "hace falta una persona que sea capaz de combinar dos cosas": la visión universal y la atención a la vida interna de los jesuitas, de la Compañía, de los ministerios, de las obras que lleva a cabo. Además, ha indicado que debe tener capacidad de liderazgo e impulsar una dinámica creativa, ante la disminución de efectivos de jesuitas.
Así, la Congregación General 36, máximo órgano de gobierno de la orden religiosa, se celebrará a partir del 2 de octubre en Roma, para elegir al nuevo Superior General (cargo vitalicio) y tratar otros temas de especial importancia. El actual Superior General, el español Adolfo Nicolás, presentará su renuncia ante los más de 200 jesuitas, nueve españoles, de lo que seis fueron elegidos durante la Congregación Provincial celebrada en el Santuario de Loyola en abril de 2015.
En concreto, los jesuitas españoles que asistirán a la Congregación son: Pablo José Alonso (delegado de Formación), Francisco Javier Álvarez (director del Secretariado para la Justicia Social y la Ecología), Cipriano Díaz (delegado para los jesuitas mayores de la Provincia de España), Juan José Etxebarría (vicerrector de Comunidad Universitaria e Identidad y Misión de la Universidad de Deusto), José Ignacio García (director del Centro Social Europeo de los jesuitas), Llorenç Puig (delegado de la Plataforma Apostólica Territorial Cataluña), Francisco José Ruiz (Provincial de España), Joaquín Barrero (asistente regional de la Asistencia de Europa Meridional), y Ignacio Echarte (secretario de la Compañía de Jesús en la Curia de Roma).
Según ha explicado durante la presentación Juan José Etxebarría, el domingo 2 de octubre (17.00 horas) dará comienzo la Congregación con la celebración de la Misa de Apertura en la iglesia del Gesù, y la primera sesión plenaria tendrá lugar el lunes 3 de octubre. En primer lugar, el Superior General presentará su renuncia y se decidirá si se acepta o no. Posteriormente, los jesuitas conocerán el informe sobre el 'Estado de la Compañía' (De Statu), una radiografía de la situación de la orden en el mundo y los retos que debe afrontar.
Asimismo, Etxebarría ha indicado que seguidamente dan comienzo las llamadas "murmuraciones" que duran cuatro días, durante los cuales los jesuitas intercambian "ideas e informaciones" que les ayuden a elegir al nuevo Superior General, que se elige por mayoría absoluta y mediante votación secreta. Tras se elegido y comunicado al Papa Francisco, se dará a conocer públicamente su identidad y se celebrará una Misa de Acción de Gracias, en la iglesia del Espíritu Santo, cerca de la Curia.
En una segunda fase, según ha detallado el jesuita, se procede a la elección de los Asistentes Regionales, los Asistentes ad Providentiam y el admonitor del Padre General, para después proceder a la discusión de asuntos relevantes para la Compañía y su misión, la formulación de decretos y de mandatos al nuevo Padre General.
LAS NOVEDADES
Entre las novedades de esta Congregación, ha destacado que por primera vez en la historia de los jesuitas se ha intensificado el trabajo previo al encuentro para facilitar y agilizar su desarrollo; todos los electores ya cuentan con el informe sobre el 'Estado de la Compañía'; y seis hermanos jesuita, que no han recibido la ordenación sacerdotal, tendrán derecho a voto. En este último punto, Etxebarría ha explicado que se trataba de una "demanda" que existía hacía tiempo y supone un "avance" en las normas de la Compañía de Jesús.
Por su parte, el padre Puig ha asegurado que la Congregación General "no tiene una agenda" previamente establecida de los temas a abordar, aunque sí "unas expectativas". Así, ha señalado que tratarán los trabajos previos dirigidos a la vida interna de la Compañía, las tres llamadas que les hace Jesús, así como los postulados que se plantean.
Sin embargo, ha apuntado que también es probable que se traten acontecimientos de la Iglesia como el Sínodo de la Familia, el Jubileo de la Misericordia, la Encíclica Laudato si' del Santo Padre Francisco, o el drama de los refugiados; y los retos a los que se enfrenta la Compañía de Jesús en el mundo, como son su misión evangelizadora, la dimensión de la justicia social, el reto de la ecología, su fuerza educativa, la organización interna o el diálogo interreligioso como camino para la paz, el reencuentro y la reconciliación.
Ante el hecho de que esta Congregación General será la primera bajo el Pontificado de un jesuita, el padre Francisco José Ruiz ha asegurado que se trata de una circunstancia "muy especial", porque además es una ocasión para que la Compañía entienda "las claves" que el Santo Padre ha dado al liderazgo en la Iglesia. Por su parte, el padre Puig ha agregado que también les podrá exigir y plantear "llamadas".
EL LEGADO DEL PADRE ADOLFO NICOLÁS
Durante su intervención, el padre Cipriano Díaz ha defendido el legado del padre Adolfo Nicolás (presentó su renuncia en diciembre de 2014 después de casi 9 años en el cargo), que se ha basado en el compromiso de la Compañía de Jesús con los refugiados, la reconciliación y el medio ambiente.
"Entender que la vida religiosa es una respuesta a los problemas de nuestro tiempo", ha afirmado, al tiempo que ha agregado que el padre Nicolás también ha insistido en la necesidad "de un conocimiento "riguroso y una formación sólida" de los jesuitas; ha abierto a la Orden a las sensibilidades y religiosidades diversas; y ha "consolidado la apuesta por la colaboración de los laicos".
Respecto a la Compañía de Jesús en España, el padre Francisco José Ruiz ha manifestado que los jesuitas acompañan a los pobres, educan a los jóvenes, y cuidan de lo que son, como transmisores del mensaje de Jesús. Además, ha afirmado que se están advirtiendo "muchas necesidades" en la sociedad, sobre todo, en la familia y la educación. "No podemos llegar a todas las cosas", ha reconocido, al tiempo que ha destacado la importancia de las redes de colaboración.