Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuando el jabón que dejas a medias en un hotel ayuda a mejorar otras vidas

Cuando el jabón que dejas a medias en un hotel ayuda a mejorar otras vidas.

Cada día, millones de pastillas de jabón son desechadas en miles de hoteles del todo el mundo en una cadena de despilfarro. A esta conclusión llegó un ejecutivo en 2009 que, ocho años después, impulsa la mayor organización mundial de reciclaje de jabón destinado a mejorar la salud de niños de comunidades empobrecidas.

El impulsor de esta iniciativa es un ejecutivo, Shawn Seipler, que hace casi una década, cuando viajaba por medio mundo, se puso a pensar en la cantidad de jabón que se derrochaba en los hoteles. Ofrecidos en pastillas, millones de jabones son desperdiciados a diario en este tipo de alojamientos.  
Así que Seipler decidió fundar una organización destinada a reciclar el jabón usado y hacerlo llegar a comunidades desfavorecidas donde mejorar la higiene, y por tanto la salud, de sus integrantes. 
Según recoge CNN, este hombre empezó a investigar no sólo el impacto que el jabón tiene en la salud, la economía o el medio ambiente, sino también en el impacto que la ausencia de este tiene en la población infantil. 
Tras averiguar que anualmente mueren nueve millones de niños por enfermedades de carácter gastrointestinal y cómo la higiene las reduciría a la mitad, Seipler decidió dar un paso adelante y fundar la organización 'Clean the world'. 
Con su familia, montaron una pequeña planta de reciclaje en un garaje en Orlando, en Florida, y empezaron con una producción de quinientas pastillas de jabón. Ahora, en 2017, tiene varios centros de reciclaje en Estados Unidos y Hong Kong. Trabajan con 5.000 hoteles y reciclan el jabón procedente de un millón de habitaciones. Tras el proceso, el jabón se reparte entre familias, colegios y organizaciones que lo necesitan en más de un centenar de países.